martes, 30 de abril de 2013

SUMISIÓN

Últimamente el cuerpo me pide escribir sobre cuestiones bien distintas a las habituales, cosa que procuraré hacer en la próxima entrada, pero, mientras llega la ocasión, desarrollaré una entrada corta, lo prometo, que girará en torno a la palabra que da título a la misma: sumisión. 
Aunque se puede definir la actuación del Desgobierno del Reino de España de diversas formas, tal vez en un vocablo, sumisión, se pueda resumir a la perfección los hechos perpetrados por la panda de Mariano. ¿Por qué afirmo ésto? Ni más ni menos que por lo siguiente:
  • El desgobierno del Partido Popular muestra una sumisión total ante los dictados del gobierno de Alemania, que, en el fondo, resulta ser quien dicta la abracadabrante política economica de la Unión Europea. Si afirmo que el desgobierno muestra niveles de sumisión inauditos es porque, como ellos mismos se encargan de decir en los medios, este país, el nuestro necesita inversiones y no sólo recortes, pero, en último extremo, acaban aceptando los dictados que provienen del país germano.
  • Los miembros del ejecutivo, con Mariano Rajoy Brey a la cabeza, anteponen los intereses de la banca y la gran empresa al bienestar de los ciudadanos. Este tipo de sumisión, que aleja a los populares cada vez más de una parte de su electorado, no redunda en beneficio de la gran mayoría de los ciudadanos, al contrario, pero la sumisión a aquellos que les han ayudado a llegar al poder y, casi con total certidumbre, les darán suculentos sueldos en el futuro, resulta casi absoluta.
  • Sumisión a la visión social de los sectores más radicales de la Iglesia Católica española, para intentar contentar a un grupo de fieles al partido, los más ultras, que, de esta manera consiguen olvidar el auténtico desastre de gestión que están llevando a cabo los conservadores en el poder.
  • Y lo más grave, sumisión ante una situación insostenible que afecta a millones de ciudadanos españoles. Sumisión a unas cifras de sufrimiento colectivo, con las que conviven los chicos de Mariano sin inmutarse lo más mínimo. Sumisión ante los hechos, que intentan maquillar con "reformas" y medidas absurdas, pero que en ningún caso intentan cambiar tomando medidas totalmente distintas a las que se han mostrado ineficaces, y contraproducentes, hasta la fecha de hoy.
Sin embargo, aún queda una sumisión más, la que intentan imponernos desde el Desgobierno. Sumisión a su incapacidad, a la generalización de la injusticia, al empobrecimiento generalizado de los ciudadanos de este país. En el fondo, es en ese juego donde se sienten fuertes. En la distorsión de la realidad, ofreciendo datos estúpidos que nadan tiene que ver con la vida diaria de las personas. En la criminalización de los que levantan la voz contra su ineptitud y sus falacias. En el fondo, su juego consiste en pedirnos sumisión ante la situación que sus ideas políticas han generado (con la complicidad de personajes como el artista anteriormente conocido como ZP). En el fondo, su intento de que sigamos sumisos ante sus injusticias no es otra cosa que el robo de nuestros derechos y dignidad en el presente y el robo del futuro de nuestros hijos y de nuestros nietos.
Un saludo.

lunes, 29 de abril de 2013

PERSONAJES ESPURIOS Y LENGUAJE

El seguidor habitual de ese blog  recordará que hace un par de años, o tres, uno de mis temas favoritos, recurrente diría yo, era el de cargar contra los progres que de retorcer el lenguaje hacían profesión y carrera. Personajes como la Pajín, el inculpado Pepiño y demás fauna variopinta y atada a una poltrona se convirtieron, entre otros, en blanco de este bloguero. Nunca pensé que con la entrada de un gobierno, desgobierno, cuyas actuaciones lindan con la extrema derecha, hubiese de retrotraerme a tiempos pretéritos de deceleraciones económicas y mentiras del inculpado Pepiño para intentar ocultar lo obvio, que siempre habían sido de derechas y que, en época de crisis, se les notaba mucho más. Pero sí, ha ocurrido. La panda de personajes que protagonizan los viernes los consejos de ministros, han conseguido que me retrotraiga a tiempos pasados. Tiempos que creía enterrados, de manera provisional, en una oscuro rincón de la memoria, donde el diván histórico, ése que será utilizado dentro de unas décadas para analizar lo que hoy ocurre,  dormitaba plácidamente. Pero no. Hete aquí que las huestes del Partido Popular han logrado que el uso torticero y malintencionado del lenguaje haya alcanzado cotas insospechadas hace sólo un lustro.
Por todo ello me gustaría aclarar unos cuantos conceptos, de uso común entre la turba neoliberal, para asignarles un significado más ajustado a la realidad.

Los Genoveses , SA: Tres historias inacabadas sobre Francisco Marhuenda

El primer malabar lingüístico, el más utilizado, que abordaré en esta entrada no podía ser otro que aquel que se cobija bajo el término austeridad, aplicado sobre todo a las administraciones públicas. Estas diez letras que conforman la palabra de marras esconden una de las más grandes mentiras que nos intentan vender en estos días de avaricia y pobreza. Habitualmente cuando se utiliza el término austeridad los políticos,  los economistas patológicos y los meapilas mediáticos de turno pretenden transmitirnos la idea de que lo importante del asunto reside en privar de derechos sociales (derecho a educación de calidad, a sanidad gratuita, a servicios sociales ajustados a las necesidades...), que, por cierto, pagamos con nuestros impuestos. No hace falta poseer estudios en una escuela de negocios para saber que lo propuesto se puede definir como una majadería malintencionada.


Lo normal en cualquier ámbito de la vida (familia, empresa, centros públicos) cuando intentamos reajustar los gastos es realizar un estudio y, una vez realizado éste, prescindir de aquellos gastos superfluos, reasignado todo, o parte, de ese dinero ahorrado a mejorar los aspectos prioritarios para el buen funcionamiento de la familia, empresa o entidad pública. Pues no, estos zoquetes neoliberales optan por destruir lo que funciona (en algún caso excepcionalmente bien como la Sanidad, mucho más barata que la privada estadounidense, por ejemplo, y tremendamente eficaz, véase los datos de esperanza de vida de uno y otro país) y no recortar en partidas no sólo superfluas, sino ofensivas para la moral (me acuerdo de un pazguato que en una emisora de radio optaba por despedir a funcionarios y llamaba a la corrupción que suponen la elección de la gran mayoría de los cargos de libre designación el chocolate del loro). Obviamente se puede recortar en cargos de libre designación (haciendo un cálculo somero, mi pareja y yo llegamos a la conclusión de que con lo que cobra en un mes uno de esos tragones desvergonzados, cuyo mayor, y único, mérito es tener un carné de partido, pueden recibir rehabilitación cognitiva 40 ancianos durante un mes).

http://www.farodevigo.es/portada-ourense/2013/01/24/catorce-diputados-provinciales-pp-70-familiares-o-afines-enchufados-diputacion/745993.html

Otra forma de reajustar, que no de recortar, el gasto lo podríamos hacer con el dinero destinado a la Iglesia. Con el parné pagado a los docentes de religión, que jamás hicieron examen alguno para trabajar y cobrar de la administración, se pueden contratar miles de docentes, ¡sin gastar un céntimo más!
Igualmente se ha demostrado que recetar el fármaco más barato, o el genérico de turno, conlleva ahorrar un porcentaje del gasto en sanidad, que supone más una cantidad demencial del gasto total destinado en España a éste menester. Sólo se trata de actuar con racionalidad y de favorecer al conjunto de la ciudadanía y no a la industria de un sector.
En el fondo no se trata de recortar, sino de reasignar dinero, invirtiendo más dinero en ciertos aspectos, especialmente en aquellos destinados con los servicios públicos esenciales como sanidad, educación, servicios sociales, dependencia, que elevarán la calidad de vida de los ciudadanos, con el consiguiente beneficio, desde un punto de vista humano e incluso económico, que conlleva para todos y cada uno de nosotros. Tal vez sí que se deba recortar en sueldos públicos, eliminado de la administración, de los partidos y de cualquier cargo financiado con dinero público a botarates que día sí día ensucian la convivencia de los ciudadanos y muestran que los que realmente sobran son los hipócritas con carné de partido que medran a costa de todos.


Una vez desmontada esta falacia verbal, abordaremos la segunda: estar al borde la exclusión social o ser un excluido social.
En nuestro país este término lleva bastante tiempo existiendo, pero en este momento ha cobrado una especial relevancia. Sin embargo, lo use quien lo use, oculta una tremenda realidad: muchos conciudadanos no se benefician del reparto de la riqueza, que los poderes políticos deberían garantizar. Ya saben eso que aparece en la Constitución del 78. En realidad todas las personas que sufren la "exclusión social" forman parte de la sociedad, de nuestra sociedad, y la existencia de un número significativo de personas que no se benefician de la riqueza que genera esta sociedad muestra lo podrido que está nuestro sistema y nuestra propia sociedad. Se vuelve a utilizar un concepto, bienintencionado en este caso, para falsear la realidad, para ocultar que unos pocos acaparan lo de todos.
Uno de los términos que me saca de mis casillas es uno utilizado con frecuencia por los políticos peperos que sufrimos para justificar su dogmatismo y su incapacidad: hemos hecho muchos sacrificios.... (refiriéndose a España o, como mucho, a los ciudadanos españoles, cosa que no es lo mismo). En realidad no hemos realizado sacrificios, lo que ha ocurrido se puede definir como una imposición, por parte de los tipos que hablan de sacrificios, de una gran cantidad de recortes de derechos, que han conllevado una pérdida de calidad de vida significativa de una gran parte de los ciudadanos de este país.


Los sacrificios conllevan una aceptación, mayor o menor, de los perjudicados, pero no es este el caso. En realidad se ha tratado de una imposición por parte de los mismos que dicen comprender nuestro malestar y nuestra situación. Nada más lejos de la realidad. No dudarán ni un segundo en robarnos más derechos si es menester y lo consideran oportuno. Para ello invocarán a la responsabilidad y vocablos vacíos similares, pero lo que realmente hacen es quitarnos lo nuestro, quitarnos lo que pagamos con nuestros impuestos. En el fondo actúan como cualquier dictador de tres al cuarto: ofrecen a los ciudadanos una visión del asunto, el que sea, alejada de la realidad. De igual manera buscan un enemigo, en este caso el déficit público, para luego pedirnos sacrificios y hablar de nuestro país como un conjunto de tipos sufridos y bragados ante las adversidades. Pero todo es bien distinto. Ellos engañan a los ciudadanos con sus programas políticos, que saben no van a cumplir; cuando se aupan al poder (con ayuda de la banca y la gran industria) realizan lo que a éstos sectores le interesa y luego apelan al espíritu de sacrificio y patriótico???? de los ciudadanos que han de actuar como Fuenteovejuna, para salvar el honor, en este caso, del país??? Repito, todo para justificar las imposiciones que sufrimos día a día. Sacrificio es ver,escuchar o leer en prensa, de manera voluntaria, como personajes de la talla de Montoro, de Guindos, Fátima Báñez, la chica de los recados (Cristina Cifuentes), Floriano o el resto de la tropa cobran una pastón por fingir, mentir o distorsionar el lenguaje.

http://genoveses.blogspot.com.es/2013/04/sera-por-dinero.html

Un saludo.

viernes, 26 de abril de 2013

SU PERRO MÁS FIEL.

Desconozco la causa que ha provocado que, durante estos últimos días, me haya dedicado a leer análisis económicos de la situación, realizados por personas que, en algunos casos, se denominaban expertos, mentira, y en otros casos economistas, sin más pretensiones. Dichos documentos, que seguiremos llamando análisis, no ofrecían duda alguna sobre la tendencia económica de los sujetos que habían rellenado páginas y más páginas, pretendiendo fundamentar con ello las posteriores conclusiones sobre como solucionar el acuciante problema (estafa) que vivimos.
 


Para los unos, como para el tipo que nunca ha trabajado, Oli Rehn, los recortes sociales son el bálsamo de Fierabrás. Para los otros, la disciplina presupuestaria (recorte de derechos a los ciudadanos), unida a la inversión, (una contradicción donde las allá) conseguirá elevar nuestro nivel de vida. Los de más allá hablan de inversiones a troche y moche para generar movimiento de capital y con ello crecimiento. Todas maravillosas teorías, que aguantan el papel y cualquier sala de convenciones, pero que, en la práctica, han demostrado cojear de una pata o, incluso, como la que defiende el bon vivant de Oli Rehn, cojea de las dos patas y del pulgar de la mano derecha. Un auténtico desastre que pagamos los ciudadanos.
Ni las políticas de imprimir dinero son la panacea ni las políticas mixtas, inversión y austeridad, son posibles. O inviertes o ahorras, pero ambas cosas es muy difícil hacerlas y más cuando algunas de las inversiones como Sanidad, Educación o Dependencia son a largo plazo y es muy difícil cuantificar cuanto dinero retorna a la sociedad de estas inversiones (aunque lo improtante sea la calidad de vida de las personas). Cosa bien distinta es si se apuesta por crear aeropuertos para personas o autopistas de peaje sin tráfico. Entonces la apuesta sí que sirve para crear riqueza... ¡Hasta que reviente la burbuja! Siempre queda lo que largo ayer el comisario que no ha pegado palo al agua en su vida: seguir apretándonos el cinturon un porrón de tiempo y tras muchos años veremos el efecto positivo del esfuerzo. Lo cual posee una base científica tan fuerte que, con casi total certeza, el tal Rehn lo pondrá en práctica consigo mismo. Dejará de cobrar todo tipo de sueldos, dietas, etc. durante varios años y comprobará como tras este período de tiempo, lo más largo posible, apreciará lo beneficioso de tal medida. 
¡Hace falta ser un sinvergüenza, o tomar por tontos a los ciudadanos, para decir semejante estupidez!
En todo caso, a pesar de personajes de escaso fuste y gran capacidad para medrar, parece que una cosa es evidente: las medidas tomadas por unos y otros no parecen solucionar los problemas del sistema; a lo sumo, suponen un parche en espera de una solucion definitiva, que nadie parece conocer. Observándose además otra característica común a estas tres formas de encarar el asunto: todos intentan salvar el sistema, con el menor número de cambios posibles sobre el mismo. 


Precisamente sobre este último aspecto pivota todo el problema. Todo, todo, todo lo que se está poniendo en práctica tiene como fin último que aquellos que detentan el poder económico salgan de este fraude con sus cuentas, al menos, tan magníficas como cuando estalló la estafa que llamamos crisis. En eso consiste salvar el sistema. De hecho, las privatizaciones (robo de lo de todos), los recortes de derechos, los rescates... tienen un único fin: seguir generando negocio, del que se beneficia aquellos que invirtieron en burbujas financieras y que han sido rescatados; porque el "rescate" de Grecia, de Portugal o el de la banca española sólo tiene un fin: pagar a los prestamistas (bancos franceses, alemanes, fondos de inversión estadounidenses...) que lejos de someterse a las leyes de mercado que tanto defienden, "si la cagas, allá tú", socializan las pérdidas (quitan el dinero a los ciudadanos para resarcirse de sus ruinosos negocios). Y, precisamente, ese es su error: acaparar el máximo posible empobrece a una gran mayoría que son los que mueven el sistema. Movemos el sistema porque nosotros movemos sus fábricas y nosotros compramos sus productos. Así de sencillo.
Todo lo que están tejiendo alrededor se puede definir como una cortina de humo. 



Una cortina de humo que habla de a falta de productividad (resulta absurdo que producir peras sea menos productivo que enlatarlas en almibar, por mucho que nos hablen de cifras y de ganancia final), el abaratamiento de costes en la producción, los problemas sistémicos... Todo es una estupidez supina de unos estúpidos supinos que quieren volvernos unos supinos estúpidos. ¿En qué me baso? En algo tan sencillo como ésto: producir alimentos no parece ser competitivo??, a no ser que los enlates (mejor comer mierda enlatada). Trabajar, produciendo bienes de consumo, parece que tampoco resulta productivo para los empresarios, que necesitan que los salarios bajen para mejorar la competitividad. Sin embargo, ¡oh sorpresa!, rescatar grandes empresas financieras, que, en muchos casos, no producen nada a la sociedad, sí que es productivo para el sistema. ¿A alguien más le parece que estan panda de sinvergüenzas inútiles intentan justificar su desvergüenza culpando a todos los demás de sus desmanes?
Pudiera parecer un razonamiento simple y anecdótico, pero no tiene nada de tal. Todos los ámbitos relacionados con la producción de bienes, lo que realmente sirve para que nuestra vida sea mejor, parece no ajustarse a las demandas. Los servicios, una parte de ellos, especialmente los relacionados con cuestiones básicas para nuestras vidas: sanidad, dependencia, educación (excepto cuatro universidades y, ¡oh casualidad!, la famosas escuelas de negocios, donde muchos de ellos se formaron)... tampoco parecen servir.  Sin embargo, la labor (lo llamo labor por no denominarlo de una manera mucho más soez) de los ineptos que nos han conducido a esta estafa debe ser respetada y salvaguardada con el dinero de todos. Si no generarse tanto sufrimiento y tanto dolor sería motivo de risa. 


En el fondo, los perros de sus amos, los economistas patológicos, atacan al ciudadano para que éste no sé de cuenta, o lo haga lo más tarde posible, de que ellos son los culpables de habernos conducido a esta situación y que su avaricia y falta de humanidad provoca la situación que seguimos viviendo: porque lo único que quieren es mantener un sistema que les permite seguir medrando a costa del sufrimiento y, a veces, la muerte de seres humanos. Y todo para poder seguir cenando en restaurantes de lujo, viajar en primera clase y vestir trajes de precios exorbitantes. 
A pesar de todo, de las mentiras, de la ambición desmedida y criminal, parece claro que no existe solución al daño en el sistema, por mucho que sus fieles perros guardianes intenten convencernos de los contrario. El problema no se puede resumir en que hayamos vivido por encima de nuestras posibilidades. En realidad el problema no es otro que su sistema carece de base para sostenerse y pretenden responsabilizarnos a nosotros, confundirnos con su verborrea de que el problema reside en nosotros, no en el marco irracional e insostenible, que quieren vendernos como única solución.
Un saludo.

jueves, 25 de abril de 2013

CONFESIONES DE UN MAESTRO DE PUEBLO (II)

Si mal no recuerdo en la anterior entrada prometí seguir hablando sobre mi visión de aquellos chavales con problemas, más en concreto con "limitaciones severas" en la memoria.
 Tal vez, para empezar deberíamos definir a qué llamamos memoria y en que consiste y para ello lo mejor puede ser visitar este enlace, que contiene una información muy bien organizada y fácil de comprender:


Una vez leída dicha página al lector podrá tener dudas sobre el tipo de memoria afectada en los alumnos. Normal, a mi también me pasa. ¿Cuál es el problema? ¿Tienen dificultades con la memoria semántica, con la memoria a corto plazo, con la de trabajo? Parece ser que con todo tipo de memorias. ¿Conoce el amable lector a algún niño que no se acuerde su nombre o qué no sepa llamar papá o mamá a sus progenitores? Pues según esta teoría deberían existir a patadas. No sólo eso, parece que, por un extraño fenómeno digno de Íker Jiménez, el problema cobra tintes trágicos cuando la memoria, que no es otra cosa que captar información, almacenarla y volverla a extraer (con todos los matices particulares que añadimos los humanos en este proceso. Un mismo hecho vivido se recordará de forma diferente, en mayor o menor medida, por dos sujetos que hayan estado allí) se ha de aplicar a contenidos académicos. Aquí los niños suelen presentar unos fallos de memoria que podrían incapacitar para llevar una vida normal al propio Einstein, pero, afortunadamente, en este siglo XXI de las Nuevas Tecnologías, estos fallos generalizados en el mecanismo denominado memoria sólo suele afectar al rendimiento académico; porque, cosa extraña, alumnos que nunca se "acuerdan" de traer los deberes o de las tablas de multiplicar, no se olvidan de un cumpleaños o, por ejemplo, conocen el nombre de un montón de animales, que ya hubiese querido Félix Rodríguez de la Fuente. ¿Por qué sus problemas se acrecientan durante las cuatro horas y medias de horario lectivo? Y digo cuatro horas y media, porque durante la media hora que dura el recreo, por arte de ensalmo, recuperan su capacidad, recordando la alineación del Madrid o del Barça, o cada uno de los detalles de las dieciocho pantallas que se pasó ayer en el vídeojuego de turno. No hace falta romperse mucho la cabeza para sacar conclusiones, por lo que no dedicaré ni un segundo más al asunto en cuestión.


Tal vez, sólo tal vez, todo se deba a que todavía existen ciertas personas en el gremio que responden a estos enigmas con el famoso: "Siempre han existido listos y tontos". La respuesta es evidente: Siempre han existido docentes con más y con menos ganas de trabajar. Y lo que es más importante, si cabe, siempre han existido docentes que han intentado comprender la forma de pensar del alumno que tiene frente a él y siempre han existido docentes que van a trabajar a los centros educativos como los mismos procedimientos que si fueran a trabajar a una cadena de montaje.
 En este asunto, el de los listos y los tontos, el efecto Pigmalión, o autoprofecía cumplida, juega un papel fundamental. Como he explicado en otras ocasiones, todo consiste en que la creencia que una persona tiene sobre otra tiende a cumplirse cuando la primera persona hace todo lo posible para que se cumpla. En otras palabras, si pienso que un niño es "tonto" bastará con fijarme, de manera consciente o inconsciente, en lo que hace mal, "ensalzando" dichos errores. Por supuesto, los aciertos se deben al azar y lo importante son los fallos, que confirman la teoría del adulto. Obviamente, esta forma de actuar conlleva una disminución en el sentimiento de autoeficacia del alumno y un encasillamiento del mismo, del que difícilmente puede escapar.
Éstos, grosso modo, son algunos de los problemas que presenta nuestro sistema educativo, más concretamente una parte de los docentes, en lo que respecta a los niños cuyo nivel "resulta" ser inferior a lo esperado. ¿Qué es lo esperado? Que aprendan casi solos, con una pequeña, o no muy compleja, explicación y el apoyo  de los ejercicios de turno, para conseguir los aprendizajes demandados, que, desgraciadamente, rara vez tienen algo que ver con la generalización de los mismos. De la aplicación a su vida diaria.


Tras esta visión, nada halagüeña, de, repito, una parte del sistema educativo, llega el momento de hablar de un tema que no domino, aunque algo conozco, pero que también aparece reflejado en el informe que comenté en la entrada anterior: la no adecuada atención que reciben una parte significativa de los alumnos con sobredotación, superdotación intelectual, altas capacidades o, como todo hijo de vecino los conoces, superdotados.
Tal vez lo primero que debemos hacer es aclarar a quién se le puede llamar superdotado, sobredotado o como se quiera llamar. Aunque adjunto un enlace, donde se puede observar que dicho término tampoco tiene una definición única y universalmente aceptada, si conviene distinguir entre sobredotación intelectual, altas capacidades, y talento. En el primer caso afecta a todos, o una gran parte, de los ámbitos de la vida de la persona. En otras palabras, sobresale en todo, o casi todo, de las personas de su edad. Mientras que en el caso de una persona con talento, sus habilidades extraordinarias abarcan uno o dos aspectos. El típico ejemplo es el del manitas, pero también puede aplicarse a actividades relacionadas con el lenguaje, las matemáticas, los idiomas...

https://es.wikipedia.org/wiki/Superdotaci%C3%B3n_intelectual

Sea como fuere, nuestro sistema educativo, en líneas generales, no tiende a estimular a los unos y a los otros.  A pesar de existir leyes donde se describen los pasos que se han de dar para estimular a los alumnos distintos, especialmente a aquellos que se conocen con el nombre de superdotados, el sistema no está preparado para atender a estos alumnos, que, en muchas ocasiones, deben buscar lo necesario en centros existentes, que funcionan de manera paralela a los centros educativos oficiales, cuya misión, y especialidad es enriquecer al alumno, ofreciéndole lo que los centros ordinarios, públicos, concertado y privados, no suelen poder ofrecerle.


La administración, y los expertos, proponen tres tipos de medidas, que van de las más normalizadas a las más extraordinarias. Dichas medidas son:


  1. Ampliar el currículum, sin realizar adaptaciones al mismo significativas.
  2. Adaptar el currículum de manera significativa, introduciendo contenidos de cursos superiores.
  3. Aceleración, flexibilización, de la escolarización, que no es otra cosa que estar escolarizado en un curso superior al que le correspondería por edad.
Y una vez explicado como debería funcionar el tema, voy a mojarme un poquito, con respecto al asunto de los alumnos con altas capacidades. Aunque esta opinión que expongo a continuación resulta totalmente subjetiva, tal vez existe un miedo entre parte del cuerpo docente a quedar en ridículo ante el alumno sobredotado intelectualmente, porque nos puede pedir algo a lo que tenemos respuesta en ese momento. Tal vez, si este fuese el problema, lo que debería cambiar debería ser nuestra mentalidad, ofreciendo una visión terrenal y vulnerable de nuestra figura, reconociendo nuestras limitaciones en ciertos campos. Limitaciones que deberíamos estar dispuestas a subsanar de manera inmediata, para ofrece a nuestro alumno aquello que necesita. En el fondo, y en la superficie, la cuestión no radica en cuantos conocimientos sobre ríos, montañas y tipos de palabras tenemos cada uno de nosotros, eso se puede aprender por parte de un adulto en un par de minutos. El nudo gordiano radica en la capacidad que tenemos de enseñar, en la capacidad de transmitir nuestro mensaje a nuestros alumnos. Un docente sólo debe saber enseñar, satisfaciendo las distintas necesidades de nuestros alumnos y no las suyas propias. Todo lo demás conduce a crear alumnos tontos o alumnos excesivamente listos que no obtienen la respuesta educativa adecuada.


 Como consecuencia de lo expuesto hasta aquí parece claro que ninguna reforma va a solucionar, y menos la que nos quiere imponer el Partido Popular (que en cierta forma recuerda a ciertos aspectos del modelo educativo de Estados Unidos, cuestionado por mucha gente del propio país norteamericano), va a solucionar de golpe  los problemas que existen en nuestro sistema educativo, porque además del problema de la inconsistencia política en el ámbito de la Educación, existe un problema de mentalidad y de preparación de parte de los docentes y ese cambio, indispensable, tardará tiempo en llegar. 

Un saludo.

miércoles, 24 de abril de 2013

CONFESIONES DE UN MAESTRO DE PUEBLO (I)

Casi dos décadas relacionado, de una u otra forma, con el mundo de la educación (tanto en mayúsculas como en minúsculas) han dado para mucho. Este viaje en el tiempo, y en el espacio, me ha permitido conocer lugares diversos y variopintos, personas, muchas de ellas encantadoras y algunas a las que considero amigos. De igual manera, gracias a esta peregrinación, encontré y engañé (o eso dice ella) a mi actual pareja, lo que me permitió, nos permitió, crear una familia. Esta epopeya personal me ha permitido conocer la vida "rural", en ciertos aspectos bastante similar a la de ciudad, lo cual es un lujo para mí, pues soy más de ciudad que los adoquines.
En general, se han producido una serie de cambios en mi vida, que han afectado a mi forma de relacionarme y de entender ciertos aspectos de la realidad. Sin embargo, otras cuestiones, al menos en lo esencial, han permanecido inamovibles. Entre estos asuntos se encuentra el de la capacidad o la incapacidad de los alumnos para conseguir adquirir aprendizajes. Ese viejo caballo de batalla que tanto me ocupa y preocupa y gracias al cual como caliente todos los días (mal que le pese a algún tipo del Partido Popular que ha leído el blog en alguna ocasión y ha escrito comentarios sobre la necesidad de meternos en cintura a todos los funcionarios. Comentario que, desde mi punto de vista, por genérico puede que sobre, de sobrar, que no de sobre de Bárcenas).


Tal vez lo mejor para empezar sea comentar un informe sobre educación relativamente reciente, si mal no recuerdo de la OCDE (posterior a aquél al que dediqué una entrada completa) donde se habla de que el problema del sistema educativo español reside en la atención que reciben los alumnos con menos capacidades y aquellos con capacidades superiores a la media. En otras palabras, el sistema educativo español parece estar diseñado para alumnos del montón. Sinceramente, no puedo estar más de acuerdo. Y añadiría más, diseñado para los alumnos, especialmente de Educación Primaria, que pueden aprender casi de manera autónoma, al menos si lo que se trabaja con ellos es, de manera exclusiva, los contenidos de los libros de texto al uso. Sé que, posiblemente, esta afirmación escandalice a los padres, que ven como sus hijos realizan deberes a troche y moche en casa, necesitando el apoyo puntual, o no, de uno o de los dos progenitores para resolver tal o cual cosa o explicar un concepto determinado. Pues queridos padres, madres, hermanos mayores, tutores legales..., desde mi punto de vista, la realidad es la que acabo de describir. De hecho, en muchas ocasiones, lo que trabajan los padres es la constancia en el esfuerzo, trasladada al hogar (hacer los deberes en un tiempo prudencial y de forma correcta), especialmente a medida que los hijos se van haciendo mayores. Como algunos sociólogos neomarxistas del siglo XX escribieron, se trata de preparar, de manera progresiva, a los niños para seguir las rutinas que les esperan en el mundo laboral. Y la nueva reforma, contrarreforma, educativa va a potenciar esta parte de la Educación, que no debería ser la única, ni la más importante. Pero éste aspecto ya ha sido tratado en este blog, y posiblemente volverá a aparecer en estas páginas, por lo que no merece la pena perder más tiempo en él. Por tanto, volvamos a lo que nos traemos entre manos.


Como escribí unas líneas más arriba, el sistema educativo español responde a las necesidades del alumno medio, si este existiese. Sin embargo, los alumnos que se encuentran por debajo, y por encima, de esa media tienen dificultades para recibir una oferta adecuada (cada vez más, con la subida de ratios). ¿Por qué ocurre esta situación?
Antes de dar una respuesta me gustaría aclarar que no hablo de todos los docentes, ni muchos menos, pero sí de un número significativo de los mismos.
En el caso de los alumnos situados por debajo de la media, no siempre, ni mucho menos, debido a su capacidad intelectual, el problema radica en la falta de preparación del docente de a pie, que, en muchas ocasiones, no ha desterrado el concepto de patología, generalmente inventada, como causante de todos los males, habidos y por haber. Males que tienen difícil, o imposible, resolución. Esta visión clínica del alumnado provoca una distorsión, por interés o por desconocimiento, de la realidad, que perjudica al alumno.
Fruto de dicha visión, en que los alumnos tienen problemas, imaginarios las más de las veces, pero siempre estables, han surgido dos "dolencias" que justifican muchos de los problemas del alumnado "menos capaz": la hiperactividad, de la que ya he hablado por activa y pasiva, un gran fraude, y ciertas dislexias.


Recuerdo que hace no mucho alguien me preguntaba sobre una posible dislexia de un alumno común y yo le decía, como venía insinuando desde hace tiempo, que no, su problema era otro bien distinto. Su problema era que no sabía lo que se le pedía y lo que se esperaba exactamente de él. Bastó marcarle las normas para que su rendimiento mejorase y desapareciesen los problemas de dislexia. A este respecto resulta chocante que se denomine igual, por parte de profesionales, a los problemas de lectura, dislexia, que a los de escritura, disgrafia y disortografía, aunque otros manuales hablan de trastornos de la expresión escrita. Sea como fuere convertir un problema educativo en meramente clínico ya nos ilustra sobre el camino que se desea tomar.
Voy a contar una anécdota, que creo haber contado ya. Las dificultades de aprendizaje, esa etiqueta que existía cuando yo estudié, han sido un cajón de sastre que ha servido para incluir a todos los chavales que no avanzaban en el sistema educativo como se esperaba de ellos. No sólo eso, además ha supuesto un gran negocio para las editoriales, que han creado materiales "específicos" para trabajar esos problemas. Materiales específicos que, en muchos casos, son una auténtica estafa. Lo ilustraré con un ejemplo.


Existen una gran multitud de materiales específicos para "trabajar" la atención. Así, a primera vista, parece un gran acierto la existencia de actividades específicas para trabajar la atención, una de las funciones cognitivas básicas, elementales o como se quiera llamar. Pues no puede haber nada más estúpido en este mundo. ¿Por qué? Pues por algo tan sencillo como que cualquier actividad que emprendemos necesita de nuestra atención. Necesita que focalicemos la atención sobre ella y, después, que la mantengamos. Y cuando digo cualquier actividad digo cualquier actividad: estudiar, leer, jugar a la Wii, jugar al fútbol, ver dibujos animados... Repito, cualquier actividad. ¿El lector conoce a algún niño que no sea capaz de pasar un buen rato delante de un televisor, de la PSP o andando en bici sin escogorciarse? En otras palabras, ¿el lector conoce a algún niño sin atención? Es más, si el lector tiene niños conocerá la capacidad de concentrar la atención de los pequeños sobre, por ejemplo, los dibujos animados. Entoces ¿qué se trabaja con los contenidos de esos libros? Pues exactamente lo mismo que se puede trabajar con los libros de clase si se presta atención al niño: fijar y sostener la atención sobre actividades académicas.
Sin embargo, sigue habiendo compañeros que te demandan libros con fichas mágicas, porque así se van a "curar" de sus dolencias. De esas dolencias que, cuando yo estudiaba, estaban provocadas por una disfunción cerebral mínima. ¿El amable lector sabe lo que es? No se preocupe, nadie sabe lo que es, pues nunca se llegó a encontrar la terrible disfunción cerebral mínima.
Podríamos hablar de algunos otros problemas que los alumnos tienen en sus funciones cognitivas, por ejemplo los muy recurrentes problemas de memoria y esa extraña incapacidad de muchos chavales para almacenar datos, generalmente de contenido académico. Pero eso y el desconocido, incluso en ciertos aspectos para mí, de los chavales que son "excesivamente listos" lo dejaremos para la siguiente entrada.
Un saludo.

lunes, 22 de abril de 2013

NOTICIAS BREVES

El sábado, día 20, unas 12.000 personas se manifestaron en Vigo para exigir que les sean reintegrado sus ahorros, invertidos en preferentes. A pesar del sistema de arbitraje, puesto en práctica por el Gobierno del Partido Popular, miles de personas afectadas por las preferentes o por la deuda subordinada, muestran por todos los rincones de España, día tras día, su disconformidad con lo que está ocurriendo. Parece claro que de esto trágico suceso se pueden sacar conclusiones como las que siguen: 
1- La presión social sí sirve para modificar la visión de los gobernantes.
2- Los miserables no van a la cárcel, y más si pertenecen al partido que gobierna.
3- El sistema se basa en una estafa piramidal en el que los ciudadanos ponen siempre el dinero, bien en forma de preferentes, bien en forma de rescate.


Un informe de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) defiende que, en 2012, el 10% de los hogares españoles no podía afrontar el pago del recibo de la luz o del gas. Como consecuencia de lo expuesto en el citado informe, millones de ciudadanos españoles han visto como ha decaído su calidad de vida, afectando a su salud. Imagino que la ministra Báñez inventará algún nombre para definir la situación, que, por supuesto, será capaz de subsanar.


Fátima Bañez, ministra de Trabajo (sería más adecuado decir de paro y semiesclavitud), utilizó el eufemismo movilidad exterior para ocultar que muchos ciudadanos españoles se van a la extranjero para no pasar hambre en nuestro país. Bañez, Montoro o de Guindos constituyen el vivo ejemplo de como enrevesar el lenguaje sólo sirve para distraer la atención de los ciudadanos, volcando su indignación ante los personajes que se dedican a intentar distorsionar la realidad  con palabras tan huecas como su moral. A uno se le ocurre que todos estos tipejos, y tipejas, deberían realizar un viaje con destino incierto desde esos cargos de libre designación que ostentan hasta lo más profundo del sistema de evacuación de residuos de las ciudades, no abandonando nunca tal lugar. Todo ello conseguiría que la calidad de vida de los ciudadanos, aludidos en sus frecuentes discursos, ascendiera de forma considerable, consiguiendo, de paso, que la concatenación de verdades inciertas no afectaran al sistema nervioso del común de los mortales.


La nueva Ley de Costas que está pergeñando el Desgobierno supone, según las asociaciones ecologistas, un atentado contra los espacios públicos costeros. La futura ley, que permitirá que viviendas, hoteles, chiringuitos permanezcan a una distancia menor de 200 metros de la línea de playa supondrá un atentando salvaje contra el medio ambiente, contra los bienes naturales del país, una privatización de los espacios públicos y un atentado salvaje contra el futuro de nuestros hijos y nietos. La vieja excusa de: sirve para crear empleo, realmente constituye un ataque contra el patrimonio natural del país. Se pueden crear cientos de miles de empleos sostenibles, desde el uso de energías renovables, hasta la potenciación de cierto tipo de agricultura. Sin embargo, poco parece importar ese tipo de empleos a nuestro Desgobiernos. ¿Por qué? Tal vez la respuesta resida en el lugar donde han trabajado antes alguno de ellos y donde trabajarán cuando acaben su etapa gubernamental.


El número de personas empadronadas en nuestro país disminuye por primera vez en 17 años, debido al descenso de número de extranjeros registrados en el I.N.E. Parece ser que el problema de nuestro país no eran los extranjeros, que contribuyeron con su trabajo, legal o ilegal, dependiendo de los empresarios, a mejorar la economía de nuestro país. Por cierto, qué opinarán ahora los tipos de extremo centro que culpaban a los inmigrantes de todos los problemas de España. Y qué opinarán de las medidas que en otros países toman contra nuestros compatriotas que van allí a buscarse las habichuelas. Medidas y opinión desfavorable auspiciada por habitantes de esos países que, como ellos, militan en el extremo centro.


Tras los nuevos datos macroeconómicos del año pasado (déficit público de más del 10%), las previsiones para éste (de Guindos empieza a barajar una caída del PIB del 1,5%) y para el siguiente (diversas fuentes hablan de otra caída del PIB y del aumento del paro durante esos doce meses) todo parece indicar que las "reformas" no han servido para aquello que nos dijeron que iban a conseguir. Uno sigue en sus trece y piensa que estos tipos, que tanto admiran el teórico funcionamiento de la empresa privada, deberían aplicar sus creencias a su propia vida, largándose, motu proprio, a su casita por incompetentes. Desgraciadamente, lo que aplican son los fundamentos reales de la empresa privada: los dirigentes siguen medrando, aún siendo unos zotes, y los que realizan los sacrificios son los de abajo, trabajadores y/o ciudadanos.


Tras la campaña de difamación realizada por miembros destacados del Partido Popular y la prensa de extremo centro contra la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (tildándoles de etarras y nazis) ahora acusan a su portavoz, Ada Colau, de haber protagonizado una serie televisiva. En breve se acusará a sus miembros de tener flatulencias cuando comen alubias y de no ir a misa a confesarse por su pecados. Por cierto, estos mismos tipos parece que no tienen problema en no condenar actuaciones tan lamentables como las de un par de correligionarios palentinos, que agredieron a un miembro de la PAH.


Durante este fin de semana Rubalcaba a propuesto una serie de medidas, todas de corte izquierdista, tendentes a redistribuir la riqueza y perseguir el fraude. Lástima que durante la porrada de años que ocupó cargos ministeriales en los diferentes gobiernos del PSOE no hubiese tenido los mismos ataques izquierdistas. Tal vez, de haber sido así, ahora no sería ni un militante de base de dicha agrupación política.


Rocuo y sus huestes han realizado declaraciones exigiendo que el Estado acepte sus puntos de vista doctrinarios y reaccionarios. Resulta paradójico que en un país donde más de las tres cuartas partes de la población se declara, de una u otra manera, católica los jerifaltes de dicha organización intenten imponer su doctrina a todo perro quisque. Tal vez todo se deba a que una gran mayoría de los ciudadanos que dicen seguir la doctrina que representan Rouco y sus huestes pasan, en su vida diaria, de lo que intentan imponer los chicos de la Conferencia Episcopal. Por cierto, si siguiéramos los razonamientos de los medios de extremo centro surgiría de forma inmediata la siguiente pregunta: ¿en que elecciones democráticas han elegido los ciudadanos españoles a Rouco y a su troupe?


En la política italiana casi todo sigue igual: imposible crear un gobierno, debiéndose parchear la elección de presidente de la República con la autosucesión de Napolitano. El dato más destacado es lo ocurrido en el centro-izquierda del país transalpino, donde se observan las dos "almas" existentes en ese espacio político en casi toda Europa. Por un lado lo que aquí denominaríamos progresistas, que se preocupan de que el sistema siga funcionando, a costa de lo que sea, y, por otro lado, encontramos una izquierda más preocupada de cumplir con su programa electoral y de representar a los ciudadanos, que de mantener un sistema injusto e ineficaz. Esta división ha llevado a Bersani, líder del Partido Democrático, a dimitir de su cargo. Postura que ha sido seguido por algún otro miembro de la ejecutiva de dicho partido.


Este fin de semana se ha disputado el Gran Premio de Bahrein de Fórmula 1. Dicho acontecimiento ha estado rodeado de manifestaciones, duramente reprimidas, protagonizadas por ciudadanos del país regido por dicha monarquía feudal, que exigían mayor libertad. Imagino que no habrá acudido ninguna comisión de parlamentarios españoles, ni de ninguna otra nacionalidad, a dar fe de como una monarquía teocrática reprimía a sus ciudadanos. El mundo de las relaciones internacionales puede definirse como complejo, delicado y lleno de hipocresía.

viernes, 19 de abril de 2013

LA SALUD, DE BIEN COMÚN A BIEN PRIVADO (II)

Como bien recordará el amable lector, en la introducción de la entrada anterior se utilizó el ejemplo de la industria farmacéutica para resaltar, de nuevo, que los intereses económicos se encuentran por delante del bien común, más en concreto de los derechos fundamentales del hombre (el derecho a la salud se recoge en el artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos). Esta forma de entender el funcionamiento del sistema afecta también a los gobiernos, que priorizan los beneficios de la industria frente al bien común, ya sea de sus compatriotas o de habitantes de otros países que sufren las consecuencias de la pobreza. De hecho, el apoyo, o más bien la confianza ciega, de los estados y de los organismos nacionales o supranacionales que tienen que supervisar la idoneidad de los medicamentos produce como resultado que ciertos medicamentos, recientemente comercializados deban retirarse del mercado debido a sus efectos secundarios. Efectos secundarios que, en teoría, deberían conocer las agencias de medicamentos encargadas de aprobar la comercialización de los mismos, pero que no parecen conocer. En la página de Miguel Jara, que el lector podrá encontrar situada en este blog, a la derecha, aparecen, con nombre y apellidos, algunos de estos medicamentos. En el siguiente enlace el lector podrá encontrar algún otro medicamento retirado durante la década de los 90 y principios de la década pasada.

www.femeba.org.ar/fundacion/quienessomos/Novedades/medicamentosysalud/mysv3n3_prozzi_guillermo_retiros.PDF

Posiblemente el lector se preguntará: cómo es posible que fármacos que acaban de ser comercializados, con todos los parabienes de las agencias del medicamento, deban ser retiradas en tan breve tiempo. La respuesta la puede encontrar el lector en el siguiente enlace que, además de aportar el nombre de fármacos retirados recientemente del mercado, aclara en que consiste el proceso, fallido o no, de creación de un nuevo medicamento.

El negocio farmacéutico tampoco es transparente

Como habrá comprobado el lector que haya decidido leer el enlace, el proceso de experimentación y aprobación de una medicamento se caracteriza por la opacidad, tanto por parte de los laboratorios, que en casi la mitad de los casos no publican los resultados de los experimentos que no han llegado a buen puerto, así como tampoco comunican todos los posibles efectos secundarios que puede provocar la nueva sustancia y de la agencia que debe dar el visto bueno a los fármacos, que todos los datos que inspeccionan son los aportados por las propias farmacéuticas, no existiendo estudios alternativos.
Una vez más podemos pensar que las autoridades correspondientes no buscan, en exclusiva, la defensa del ciudadano. De nuevo nos encontramos que la influencia, y poder, de una industria que mueve cantidades ingentes de dinero acaba decantando la balanza de las prioridades hacia lo meramente económico y no hacia un derecho de todos y cada uno de los ciudadanos: el derecho a la salud. Evidentemente, una industria que ha conseguido que poblaciones como la española consuma medicamentos sin ton ni son, siendo el segundo país del mundo que más medicamentos consume, tiene que haber movido muchos resortes y voluntades de particulares y de instituciones.

Somos medalla de plata en consumo de fármacos, Farmaindustria debe rectificar | Miguel Jara

Parece que el balance final de las empresas ha podido bastante más que la necesidad de proporcionar un servicio ajustado a las necesidades de los usuarios. Una vez más el capital puede a los derechos.
De hecho, se producen hechos tan chocantes como el acontecido hace bien poco en la India, donde una de las multinacionales del sector ha perdido en los tribunales ante los fabricantes de genéricos del citado país, una demanda por la patente de un producto contra el cáncer. Lo chocante del caso es que Novartis quería patentar un medicamento, evitando así la comercialización del genérico, que no aportaba nada nuevo a los ya existentes. Como el lector habrá adivinado la estrategia parecía consistir en producir más caro lo que se puede producir mucho más barato. Esta forma de intentar acaparar el mercado no es nueva y los medicamentos "creados" para tal fin reciben el nombre de me too (yo también).

http://www.eldiario.es/sociedad/Sentencia-favorable-genericos-juicio-Novartis_0_117238307.html

Como el lector habrá podido comprobar, dejar en manos de empresas que sólo aspiran a engordar sus ganancias aspectos fundamentales de la vida del ser humano puede no resultar ser tan buen idea. Es probable que algún lector considere que los estados no pueden asumir el rol de la industria farmacéutica. Yo niego la mayor. A los investigadores, intuyo, que les dé igual quien les pague y su rendimiento no va a decrecer por recibir su nómina de una empresa privada, de una universidad o del CSIC. Sobre el dinero que adelantan las farmacéuticas no me cabe duda de que al no tener intereses en acaparar el mercado, creando productos en ocasiones inservibles, otras veces del tipo me too, éstos disminuirán sobremanera, pudiendo ser asumidos por unos estados que no tendrán que pagar, durante 20 años, el precio que desee una industria por el mero hecho de poseer la patente, siendo este precio en muchas ocasiones artificial, entre otras cosas porque se debe pagar la publicidad del citado producto, más del 80% de lo invertido.
Estas dos entradas han pretendido demostrar que ciertos aspectos: sanidad, educación, dependencia, deben estar regulados o, directamente, en manos de los gobiernos, pues la empresa privada, por muchas mentiras que nos cuenten, no siempre funcionan mejor y, en muchas ocasiones, deben obtener beneficios a costa de lo que sea. Tal vez lo mejor sea terminar con un vídeo del programa Salvados que he citado en la primera parte de esta entrada, donde un médico de familia habla de los intereses y servidumbres que crea la industria del fármaco y las consecuencias que acarrean para nosotros.



Un saludo.

jueves, 18 de abril de 2013

LA SALUD, DE BIEN COMÚN A BIEN PRIVADO (I)

Tal vez el ejemplo más claro de lo que supone el actual capitalismo lo encontremos en las grandes multinacionales farmacéuticas; empresas que acaparan el desarrollo y la venta de productos destinados, al menos en teoría, a cuidar y mejorar nuestra salud. Sin embargo, a nadie se le escapa que el objetivo último de toda empresa consiste en ganar dinero, cuanto más y más rápido mejor. Dicho así este axioma no pudiera parecer malo per se (por ejemplo, descubrir un fármaco revolucionario proporcionaría mucho dinero a la empresa y dicha corporación empresarial cumpliría con la finalidad social que se la presupone). Sin embargo, cuando el objetivo marca a fuego todo el proceso existe un problema, un grave problema, pues el aspecto de la utilidad social (entendiendo por utilidad social dar respuesta a uno de los derechos fundamentales de los seres humanos) queda relegado a un segundo, tercer o, incluso, a un inexistente plano.


Nadie duda de que los avances médicos, entre los que se incluyen nuevos fármacos, han contribuido a aumentar la esperanza de vida de los ciudadanos, especialmente en los países desarrollados (en los subdesarrollados también, pero en menor medida). Sin embargo, estos avances no siempre se encuentran al alcance de todos los habitantes de este planeta y no siempre han contribuido a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Al contrario, el uso masivo de medicamentos, así como la poca fiabilidad de los estudios sobre los efectos secundarios de dichos compuestos, han contribuido a disminuir nuestra calidad de vida. ¿Por qué se produce ésto? Obviamente porque priman más los resultados económicos que el fin social.
Tal vez el mejor ejemplo de lo que narro lo encontremos en la lucha contra el SIDA en los países en vías de desarrollo. Los fármacos "de marca" cuestan anualmente unos 10.000 dolares, los genéricos, producidos en su mayoría en la India, cuestan ¡¡¡¡¡80 euros!!!! Menos de un 1% del precio de venta de los fármacos "pata negra". Y, ¡ojo!, este uso de genéricos también sirve para luchar contra enfermedades como la malaria.

http://www.msf.es/entrevista/%E2%80%9C%C2%A1si-no-hubiese-medicamentos-genericos-pacientes-sida-moririan%E2%80%9D

¿Qué hacen los países desarrollados ante esta realidad? Desgraciadamente, primar los intereses de las farmacéuticas sobre los de los ciudadanos más pobres del mundo. ¿Cómo? Por ejemplo, deteniendo e incautando el contenido de barcos que transportan medicamentos a países en vías de desarrollo. En el siguiente enlace se puede comprobar como, entre 2008 y 2009, se actuó así, al menos, con 18 cargamentos de genéricos en tránsito:

http://www.odg.cat/documents/deutes/b83_caso_UE_TPP_Medicamentos_def.pdf

O, por ejemplo, empujando a países como India o Tailandia a que acepten unas condiciones que favorecen en esencia a las grandes multinacionales del fármaco:

http://www.euroxpress.es/index.php/noticias/2013/1/4/alarma-entre-los-usuarios-de-genericos-por-el-acuerdo-de-libre-comercio-ue-tailandia/

De igual manera resulta llamativo que la Organización Mundial del Comercio sólo permita el uso y venta, en un principio no permitía la comercialización entre países, de genéricos, mientras existan productos similares con patentes en otros países, cuando en una determinada nación se produzca una epidemia. En otras palabras la situación debe ser crítica para poder burlar la vigilancia de las grandes farmacéuticas.

http://www.consumer.es/web/es/salud/2002/11/16/54213.php

Posiblemente, fruto de la propaganda oficial, se considere que el gasto de los laboratorios para desarrollar un medicamento sea desorbitado. Ellos lo cifran en unos 800 millones de dólares. Sin embargo, esta cifra contiene también el dinero destinado a la promoción de dicho medicamento, aproximadamente el 87,5% del precio final. Es decir, desde que se empieza a investigar hasta que el producto se comercializa los laboratorios gastan en desarrollar ese producto unos 100 millones de dólares. El resto se invierte en publicidad del mismo.

http://www.migueljara.com/2013/02/26/la-mentira-oficializada-cuanto-cuesta-un-medicamento/

Como bien se denuncia en este fragmento del programa Salvados, más del 90% de los cursos de formación de médicos sobre nuevos fármacos y sus efectos lo realizan los propios laboratorios. Evidentemente, ese gasto corre a cuenta de los propios laboratorios, que esperan, y consiguen, ver recompensado su esfuerzo inicial con unas suculentas ventas posteriores de los productos que elaboran, que, en ocasiones, sirven para curar enfermedades que aparecen en el listado de enfermedades justo a la vez que el medicamento que sirve para "curar" las citadas, y nuevas, patologías (recuerde el lector que desde estas páginas se ha denunciado la sobrediagnosticación de niños con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, el conocido TDAH).

as

Aún quedan algunos aspectos por desarrollar de este tema, pero la lectura de los enlaces, junto con la visión del vídeo ya habrá ocupado demasiado tiempo del amable lector. Por ello, prefiero dividir esta entrada en dos partes, que se publicarán de manera sucesiva.
Un saludo.

miércoles, 17 de abril de 2013

PROPIEDAD PRIVADA, INDECENTES PÚBLICOS.

En estas últimas semanas, tal vez meses, el tema de los desahucios, las leyes antidesahucio, las actuaciones de ciudadanos para cambiar esta situación y las trapacerías de personajes de la política, por ejemplo la tal Cifuentes, para intentar desactivar las acciones de estos ciudadanos, se han convertido en el pan nuestro de cada día. Sin embargo, a uno le ha llamado poderosamente la atención uno de los aspectos, aparecido en los últimos días, de este asunto: la nueva ley del Gobierno de Andalucía que obliga a que las viviendas sirvan para lo que fueron ideadas, para ser habitadas por personas.
Como el lector bien sabrá el gobierno de la comunidad autónoma más poblada de nuestro país, ha decido que van a utilizar las viviendas deshabitadas, que no estén en el mercado, de bancos e inmobiliarias para promover alquileres sociales. Además las entidades que posean este tipo de viviendas podrán ser sancionadas por acumular bienes inmuebles de este tipo sin darles el uso adecuado, aquel para el que fueron concebidas.


La canallesca de centro extremo ha escupido heces de todo tipo y condición ante esta medida tomada por los dirigentes autonómicos gubernamentales. Con su habitual elegancia y saber estar, los exabruptos, los razonamientos estultos y las comparaciones disparatadas han llenado las ondas hertzianas, las columnas de opinión y hasta nuestras retinas. En todo caso, adornasen como adornasen sus disparatados discursos, un substrato común aparecía en todos ellos: la defensa de la propiedad privada por encima de cualquier otra cuestión. Y es en ese punto donde a uno le parece que el grado de imbecilidad de los argumentos de estos gachós alcanza extremos cósmicos (que diría la otra). El provincianismo intelectual (yo soy de provincias y vivo en un pueblo de otra provincia distinta a la de mi nacimiento, por lo que no intento ofender a la gente nacida o que vive en una provincia. Sólo intento utilizar un vocablo aprovechando alguno de los significados reconocidos para el mismo) desborda sus argumentos. Parece que Francia, Suecia o Dinamarca también son chavistas o castristas, pues las medidas de estos países respecto a las casas abandonadas son mucho más contundentes que las proponen en Andalucía. Éso, o que estos garrulos intelectuales y morales del extremo centro desconocen la realidad que les rodean y sólo poseen mala baba, ganas de insultar y dificultad para expresar algo coherente.

Europa multa, expropia e incluso derriba las viviendas desocupadas

Lo cual demuestra que los fulanos que nos gobiernan y su coro de mamporreros mediáticos sólo invocan a Europa cuando les interesa, y muchas veces utilizando datos manipulados.
Pero, una vez más, me desvío del tema que quiero exponer en esta entrada y no deseo hacer perder el tiempo al amable lector con mis divagaciones y andanadas contra ciertos personajillos, que han hecho de la mentira y el servilismo al poder económico su modus vivendi. Por tanto, sin más dilación, presentaré lo que deseo transmitir en este post. Para ello necesito tomar una cierta distancia respecto al momento que vivimos y al sistema que rige nuestras vidas, o lo intenta. Y que mejor forma de hacerlo que con una una pequeña historia, que me ayude a expresar lo que deseo con más facilidad y sencillez.


Imagine el amable, y muchas veces  sufrido, lector, que una pareja de golondrinas, recién iniciada la primavera, decide anidar en el alar del tejado de su casa. Como es bien sabido, los pájaros, con este tipo de construcción, buscan conseguir un lugar seguro donde poder reproducirse y ofrecer protección durante las primeras semanas a sus retoños. Tampoco descubro nada al lector si escribo que cada pareja de esta especie se limitará a hacer un sólo nido, que sastisfaga las necesidades que hemos descrito (salvo que alguien, como yo,  derribe sus nidos para evitar que sus heces embadurnen, una y otra vez, desde la ropa tendida, hasta las paredes de la casa). Intuyo que a nadie, lector asiduo o no, le parecerá disparatada esta forma de actuar por parte de los citados animales alados. Sin embargo, tampoco albergo duda alguna, sobre lo disparatado que a cualquiera que ojee esta página le parecerá que un grupo de golondrinas se dedique a acaparar nidos para... Para lo que el lector desee, con la única condición de que no sea para servir de morada a una pareja de pájaros y a su prole. Absurdo.
Cambie el amable lector las golondrinas por seres humanos y esa absurda situación se trocará en realidad.,que dará lugar a las situaciones que narraba en los primeros párrafos. Y aquí reside el nudo gordiano del asunto: hemos conseguido que los objetos, o los inmuebles, no se utilicen para aquello que los humanos los diseñamos, sino para acumular poder y dinero. Nuestra organización social ha llegado a desposeer a los bienes que poseemos de la función para la que fueron creados, que, en muchas ocasioens, es para conseguir que tengamos una vida mejor, trocando esta función por una meramente monetaria. Sin embargo, en la trampa llevan la penitencia, pues, como en el caso de los pisos en nuestro país. al perder su función y convertirse en mera mercancía de tipo financiero, llega un momento en que no sirven para nada y se los dueños se los han de comer con tomate.


Lo interesante del asunto no reside en los resultados de tal aberración, sino en la aberración misma, que consiste en desposeer  al objeto de todo el sentido finalista para el que fue creado. Los cosas no valen y, sobre todo, no sirven para facilitar la vida a las personas; al contrario. Su acumulación acaba destrozando la vida de muchos seres humanos, que, por ejemplo, no poseen un hogar. Lo cual lleva a cuestionarse una sociedad, en la que los objetos creados por el hombre son desposeídos de su función, con la finalidad de que unos pocos humanos acumulen poder y/o dinero, generando sufrimiento y dolor.
Esta reflexión no es anticapitalista, ni procapitalista, palabrejos muy largos y difíciles de escribir. Lo que intento transmitir es lo absurdo de una sociedad en que los objetos creados por el hombre pierden su función y se convierten en mero instrumento financiero, económico, que los alejan de la finalidad para la que fueron creados y para la que sirven de verdad.
Si fuésemos golondrinas los humanos nos considerarían una especie muy extraña. Sin embargo, en nuestra sociedad ésto constituye la normalidad e, incluso, algunos, muchos, levantan su voz para quejarse de que los objetos, incluidos los bienes inmuebles, se utilicen para aquello para lo que fueron creados: facilitar la vida a los seres humanos.
Un saludo.

lunes, 15 de abril de 2013

REFLEXIONES

En los últimos tiempos se habla de la necesidad de cambiar el modelo de Estado, lo que conllevaría un cambio en el modelo político, que consistiría en un cambio del sistema electoral. Sobre el modelo de Estado, considero que la monarquía constituye el amparo de unos tipos con pocas ganas de trabajar y muchas ganas de vivir bien, por lo que no me resultará excesivamente traumático que dejen de ejercer sus funciones, sean éstas cuales sean. Sobre el cambio de modelo electoral, opino que lo más importante es que el político electo represente de verdad los intereses de aquellos que le eligieron. En otras palabras, el diputado autonómico o estatal, el concejal y cualquier otra cargo político debe responder directamente ante sus electores, y no ante su partido. Tal vez con ese "pequeño" cambio demos un paso inmenso hacia la democracia real.


Parece que, a cambio de una cierta flexibilidad en el asunto del déficit, el Desgobierno del Reino de España tendrá que realizar una nueva reforma, más lesiva para el interés del trabajador, de la reforma laboral que ellos hicieron. Si no fuera trágico, la risa surgiría por doquier ante semejante hecho. Los unos, los del Desgobierno patrio, alabando una reforma laboral, robo de derechos, que sólo ha servido para crear más paro y los otros, los de la Comisión Europea, que no han sido elegidos por la ciudadanía, impulsando un nuevo robo de derechos, por considerar insuficiente la legislación vigente. En todo caso, me gustaría que el Desgobierno o la Comisión Europea demostraran científicamente que cualquiera de las dos reformas sirve para algo más que para facilitar la arbitrariedad del empresario.


Hervé Falciani, el trabajador del banco suizo HBSC (banco envuelto en varios escándalos), ha comparecido en la vista pública sobre su extradición, vista que ha tenido lugar en la Audiencia Nacional. Las autoridades suizas piden su extradición por adueñarse de información sobre 130.000 evasores fiscales (grandes defraudadores) que tenían sus cuentas en el citado banco. A primera vista no hay duda de que Falciani se ha apropiado de unos datos son suyos, pero a nadie se le escapa que esos más de cien mil defraudadores están haciendo algo más que robar datos a una empresa privada, nos están robando dinero a todos. Por cierto, resulta sorprendente que un banco que se ha dedicado a gestionar miles de millones de euros que han burlado la legislación de los países de origen tenga la autoridad moral de demandar algo a la justicia de cualquier país. Debemos felicitarnos de que la Fiscalía no apoye, ni por asomo, la citada extradición. Tal vez sea porque Hervé esté colaborando con agencias tributarias de países como EE.UU., España, Francia o Italia.


Mari Loli Cospedal ha comparado a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas con los nazis, al menos en lo referido al uso de estrategias de actuación. Parece que la chica de los recados, Cristina Cifuentes, ya no da para más y en el P.P. tienen que utilizar la artillería pesada (pero poco pesada, pues cuando se trata del tema Bárcenas parece ser ligera como una pluma, para desaparecer con mayor facilidad). La PAH parece estar haciendo más daño en el búnker pepero de lo que pudiera creerse. Además de utilizarlo como tema de distracción, para ocultar su nefasta gestión y contentar a sus bases más ultras, las estrategias emprendidas y la constancia en su labor han debido sorprender a los chicos de Mariano por la facilidad con la que han conseguido conectar con una buena parte de la ciudadanía y con la falta de respuestas de los Rajoy boys ante este grupo de personas que no tienen nada que perder. Por cierto, Mari Loli, ¿habrá que esperar para verte con un palestino hasta las próximas elecciones, cuando vuelvas a contar ese chiste de que sois el partido de los trabajadores?


Distintos tribunales europeos han fallado contra la legislación neoliberal en el último mes. El último ejemplo el del Tribunal Constitucional de Portugal. Resulta sorprendente que estos tipos, a los que se les llena la boca con la palabra democracia cuando hablan de otras democracias en las que los gobernantes no actúan conforme a sus parámetros neoliberales, vean como las medidas que ellos "crean", buscando lo mejor para los ciudadanos, sean impugnados por esos mismos ciudadanos y los tribunales acaben considerándolas fuera de la legalidad. A cualquier ser humano con dos dedos de frente esta situación le haría reconsiderar sus postulados. A estos mediocres patéticos esta cuestión sólo les sirve para amenazar y esquilmar, con más saña, a los ciudadanos.


Rouco Varela, el mandamás de la Iglesia Católica autóctona, critica, de manera velada, a la plataforma PAH, por defender sus intereses. También ha criticado la codicia de la banca y otro tipo de empresas. Resulta curioso que en esa misma rueda de prensa haya defendido sus intereses particulares en lo referido a temas como la educación y el aborto y no haya renunciado a una parte del dinero público que recibe todos los años, partida que no ha sido recortada ni en un céntimo en el último Presupuesto General del Estado. Como dice el dicho español: "Es más fácil predicar que dar trigo":


En localidades de Extremadura como Mérida y Plasencia existen acampadas desde hace más de un mes solicitando la aprobación de una ley de Renta Básica, existente en otras CC.AA. Dicha ley, que en estas fechas se está debatiendo entre las fuerzas políticas extremeñas, parece que será aprobada en breve con el consenso de las tres formaciones parlamentarias. Aunque insuficiente en lo que respecta a dinero y personas atendidas, constituye un primer paso para repartir la riqueza en la regíón con la renta per cápita más baja del país. Las movilizaciones, bastante anteriores a las acampadas, han conseguido "agilizar" un proceso que siempre parecía posponerse para un mejor momento.


Cuando uno observa como diferentes gobiernos (central, autonómico, municipal) rectifica, en todo o en parte, sus propias medidas, como en el caso de las tasas judiciales, de las urgencias en Castilla la Mancha o Extremadura... uno tiene la impresión de que estamos regidos por botarates que no tienen ni la más remota idea de lo que hacen y por qué hacen. De hecho me pregunto ¿si las razones alegadas en un principio eran incuestionables, por qué ahora se hace lo contrario de lo que era incuestionable? Uno empieza a creer que sus actuaciones se deben más al capricho y a la mera intepretación de la realidad de los personajillos de la política, que a un plan debidamente meditado. Tal vez el único plan que exista sea el de aprovecharse lo más posible de lo público, tanto medrando a base de lo público como malvendiéndolo a amigotes y empresas afines.


La Comisión Europea ya se ha manifestado a favor del recuento de votos en Venezuela, lo que es totalmente plausible, pues nadie debería gobernar sin el apoyo inequívoco de las urnas. Desgraciadamente los mismos miembros de la Comisión Europa no parecen tener excesivo interés en que se recuenten los votos emitidos libremente por los ciudadanos de la monarquías feudales del Golfo, o los votos, igualmente jamás emitidos, en países como China. Visto todo lo cual nos puede llevar a pensar que la celeridad de la Comisión Europea se puede deber a que los que han perdido son compañeros ideológicos de personajes como Olli Rehn.

domingo, 14 de abril de 2013

IDIOTARIO (LXXI)

Baqueta: vaca valenciana que posee una desmedida afición por tocar instrumentos de percusión.

Blasfema: dícese del momento en que el compañero inseparable de Epi, Blas, tiene fluidos corporales segregados por las mucosas del aparato respiratorio.

Bozal: aparato o pieza que estorba la boca de los animales, impidiéndoles morder, mamar o pastar. Entre los asesores de imagen de políticos, artistas y demás gente pública se considera una herramienta fundamental, pues su uso continuo podría evitar que sus asesorados se mostrasen ante los ciudadanos tal como son.

Coro: conjunto de personas reunidas para cantar. Cuando el cante lo da una sola persona y se lleva todo tipo de comisiones por ello se denomina Corinna.

Radiofórmula: término radiofónico que hace referencia a la emisión de un tipo de contenido monotemático, aplicándose, generalmente, a las emisoras de radio que emiten música popular actual. La fórmula de estas radios consiste en lo siguiente: emitir cien millones de veces una canción (muy similar al resto de canciones que se emiten en dicha emisora), que suele ser un truño,  acompañada antes y después de su emisión de un mensaje positivo sobre dicho tema. Tras escuchar el tema, o truño, unas doscientas mil veces el oyente llega a la conclusión de que entre el suicidio y Melendi, es mejor, sólo un poco, Melendi.

Relajación: momento de la noche, en torno a las diez, en que los niños ya están dormidos.

Restaurador: persona que tiene o dirige un restaurante, donde se dedican a reparar los desperfectos de pinturas, esculturas, libros...

Rollito de primavera: asunto amoroso y/o sexual de corta duración que ocurre entre el 21 de marzo y el 20 de junio.

Siesta: enemiga íntima de los sudamericanos que llaman por teléfono para ofrecer maravillosas ofertas de compañías telefónicas.

Silencio administrativo: forma de actuar, o de no actuar, de algunos políticos, que dan la callada por respuesta ante algunos, o todos, los temas que no les interesan y/o les resultan embarazosos.

Tarjeta de memoria: dispositivo de almacenamiento que conserva la información que, de manera previa, se ha guardado en ella, aspecto que se produce aún privándola de cualquier tipo de energía. Cuando la tarjeta empieza a perder, bien por el uso, bien por no cuidarla de manera adecuada, parte de la información que contiene se dice que dicho dispositivo padece Alzheimer del chip. 

Virgen María: mujer que, al revés que el resto de féminas de la humanidad, se fue haciendo más virgen con el paso del tiempo.

viernes, 12 de abril de 2013

LEGADO CRIMINAL

El lunes pasado falleció Margaret Thatcher (lo sé, menuda semanita que llevo con decesos de todo tipo), ex primera ministra ultraliberal del Reino Unido. Vaya desde aquí que no me produce ningún tipo de sentimiento, ni de tristeza ni de alegría, la muerte de la anciana y enferma Thatcher. Vivió más de ocho décadas y ése simple hecho constituye un premio para ella, como lo sería para cualquier otra persona. 
Considero asunto bien diferente su obra en este mundo, que sólo puede calificarse como abominable, desde cualquier punto de vista que se mire. A nadie se le escapa que sus ideas, que no teorías, sólo sirvieron para hacer más grande la diferencia económica entre personas. Sus planes de privatización, el inicio de una larga carrera en la que todos los posteriores gabinetes han participado, su lucha contra las reivindicaciones de los mineros, su saña contra los sindicatos, la Guerra de las Malvinas, las diez muertes debida a una huelga de hambre de miembros del IRA, el asesinato de miembros de este grupo terrorista en Gibraltar, el poll tax (un impuesto tan injusto que acabó con la carrera de la conservadora)... configuran el retrato político, y vital, de una mujer que, junto con Reagan, demostró que era posible empobrecer a un amplio número de ciudadanos, sin por ello sufrir pena de cárcel alguna.


La influencia de personajes como Milton Friedman o Friederich Hayek se dejaron notar, tanto en su política monetaria, como en sus presuntos ideales de libertad, siempre asociados a la libertad económica. Y es en este apartado donde me voy a detener para desarrollar la entrada. La asociación de la palabra libertad con un tipo de visión económica del mundo merece que se le dedique un pequeño espacio en este blog.
Las ideas de Friederich Hayek defienden que todo tipo de forma socialista o comunista del estado coacciona la libertad del individuo y por ello se hace imprescindible el uso de la fuerza, especialmente para que aquellos individuos que no deseen compartir este modelo no se desmanden y se salgan del redil. Analizado desde un punto de vista aséptico, el finado austriaco puede tener parte de razón; el estado necesita ejercer la violencia, o amagar con el uso de ella, para conseguir que todos los ciudadanos cumplan con un mínimo establecido que asegure la convivencia y el cumplimiento de una serie de valores imprescindibles para la sociedad; valores que variaran en función del tipo de sociedad, pero que la vertebrarán.


Sin embargo, desde un punto de vista igual de aséptico, la idea real del centroeuropeo, que antepone la bondad de un sistema con un estado mínimo, donde el estado no recaude impuestos que son devueltos en forma de servicios a la ciudadanía y el individuo pueda disponer de su dinero para invertirlo como quiera es una majadería digna de un niño de último curso de Educación Infantil. Veamos por qué he afirmado ésto:

  1. Siguiendo el razonamiento del tipo que recibió un Premio Noble de Economía, el casi no estado deberá ejercer la violencia igualmente si la mayoría de ciudadanos,deciden que pagar más impuestos y repartir la riqueza entre todos es mejor solución que la propuesta por él. Parece obvio, que mantener a toda costa una idea, incluso contra la idea de los afectados es una IMPOSICIÓN. 
  2. Además se debería educar al ciudadano para que aceptase esa forma de entender la economía, las relaciones interpersonales y la economía. Aunque alguien lo olvide, existen varias formas de entender la economía, incluso existen varias formas de entender el capitalismo, por lo que elegir una sola como la única opción conllevaría un lavado de cerebro (adoctrinamiento) de los ciudadanos. De nuevo una IMPOSICIÓN.
  3. Esta forma de entender la sociedad conlleva un feroz individualismo y hace de la competencia el eje sobre el que giran las relaciones sociales, especialmente cuando todo lo que puedes conseguir: Sanidad, Educación, Servicios Sociales, depende del capital del que dispongas. De nuevo una IMPOSICIÓN, pues existen otras formas de organizar la sociedad más igualitarias.

No parece pues que los paladines de la libertad, libertad a través del dinero, dejen mucho margen a los que consideran que esa "libertad" realmente es una atadura y una forma de esclavitud, y en muchos casos de muerte, debido a las desigualdades, para millones de personas que consideramos esas ideas, que articularon una buena parte de la actuación política de la recientemente fallecida Margaret Thachert, como necias, zafias y criminales. Diría más, la puesta en práctica de dichas ideas, que no teorías, han demostrado lo estúpido y criminal que es favorecer a los más ricos para.... Para que sigan siendo más ricos a costa de cada vez más millones de ciudadanos, que ven como su dinero migra de sus bolsillos a las cuentas en paraísos fiscales de esos ricos que parecía iban a crear mucho empleo y a redistribuir la riqueza de manera automática. Posiblemente todo se deba a que los liberales y los neoliberales crean en manos mágicas o, como Hayek, en un "orden espontáneo" que todo lo arregla y lo maquea. Lástima no ser neoliberal, pues creería en entes divinos, elfos, milagros y demás historias.  De haber sido neoliberal me hubiese pasado, durante mi estancia en Portugal, por Fátima y alguna cosilla habría pedido y habría caído, casi seguro. Si existen manos mágicas y el orden espontáneo, ¿por qué no van a existir los milagros? En el fondo todas esas cuestiones tienen la misma justificación científica.
Un saludo.