miércoles, 18 de octubre de 2017

IDIOTARIO (XC)

Anciano: persona que toma infinidad de pastillas en cada una de las comidas principales del día.


Boda de la hija de Aznar: ver Soto del Real.


Genital: partícula de material genético que hace lo que se sale de los cojones.

Humor absurdo: discurso político.


Libertad de expresión: según la nueva, y reciente, acepción es todo aquel enunciado que gusta a quien tienes frente a ti o al otro lado de la pantalla del móvil o del ordenador. Lo que no se comparte o no gusta se denomina, de forma automática, fascismo.


Negacionismo: estadío humano que se produce cuando el individuo contesta no a la gran mayoría, o a todos los requerimientos de sus progenitores. Suele coincidir con el período en que el ser humano tiene granos en la cara, anda desgarbado, le cambia la voz y se siente incomprendido por los adultos.



Políticamente correcto:
dimisión de una persona que ejerce un cargo político tras un error. 



Recreación: Acto realizado por una deidad que consiste en volver a crear el mundo, tras comprobar que les salió bastante defectuoso la vez anterior.


Trompas de falopio: tubos delgados que parten del útero y llegan hasta el ovario, cuya función es transportar los ovocitos. Dichas trompas tienen la extraña habilidad de convertirse en trompa de Eustaquio, cuando un hombre demanda a una mujer practicar sexo y ésta responde haciéndose la orejas. 

domingo, 15 de octubre de 2017

DISECCIÓN DE LO ABSURDO

Me había prometido no volver a escribir nada sobre el asunto catalán, pero lo que visto y oído me ha hecho pensar, en la  medida de mis escasas posibilidades, y he sentido la necesidad de plasmar mis inquietudes en una entrada. ¡Lo siento! Sin embargo, no me interesan buena parte de los temas tratados por los medios o, al menos, su forma de tratarlos. De hecho, es por aquí por donde voy a empezar, por los medios. Para ello voy a contar lo alguien me decía hace pocos días.
En una conversación con una persona que había pasado un par de meses fuera de España me contaba que su propia familia y amistades pensaban que en este país nuestro había una especie de guerra civil, con cargas policiales constantes, manifestaciones a diario y neonazis apaleando a gente sin freno alguno. Esa visión del asunto la habían obtenido de la prensa del país que transmitía, intuyo que una y otra vez, esa imagen de la cuestión catalana.
Visto lo visto uno se pregunta si la información que  nos transmiten los medios sobre otros países tiene la misma credibilidad que la imagen que se ofrece de lo que acontece durante estos días en nuestro país. Con Venezuela seguro que sí. Con el resto de países lo desconozco.
Por otra lado, siguiendo con la prensa, me hace gracia la búsqueda, por parte del personal, de "informaciones" en medios de comunicación extranjeros, que confirmen que la idea de cada cual es la correcta. Esta búsqueda de amparo a las ideas de cada uno ha llegado al esperpento cuando gente que se posicionaba en la izquierda política han utilizado, una y otra vez, imágenes y opiniones de un tabloide británico de derechas, el Daily Mirror, para justificar sus ideas. Uno puede utilizar lo que desee, está en su derecho, pero utilizar las opiniones de un medio que se ha posicionado contra los refugiados y ha llegado a deslizar en sus páginas que existe una especie de gen de la homosexualidad, que conlleva ciertas "características" no muy buenas, no parece lo más adecuado para gente que dice luchar por la libertad.
La Historia próxima se reescribe en función de los intereses de uno y otro. Escuchaba a Iñaki Gabilondo situar en el principio de todo este embolado en la decisión del Tribunal Constitucional de declarar inconstitucional parte del Estatut. Podíamos retomar la cuestión y ver que el Estatut fue un pago de ZP a Maragall por su apoyo, decisivo, para ser elegido Secretario General del PSOE, pero eso resulta sabido, y a Gabilondo no le interesa hablar de sus colegas. Sin embargo, hay un dato, objetivo, que desmiente la tesis de ese hombre, que dice ser periodista: tras ser tumbado el Estatut, la sentencia se hizo pública en junio de 2010, CiU y PP se entendieron para aprobar los presupuestos de Cataluña de 2011 y 2012. Vamos, que en esos momentos pareció no importar mucho el Estatut y la estatuta. Por otra parte, CiU tampoco dudó en apoyar la reforma laboral, la amnistía fiscal o la subida de impuestos propuesta por el PP cuando llegó al poder, tras ser tumbado parte del Estatut.
Es lo que tiene culpar de esto a los que no te caen bien e intentar quedar bien con el resto del mundo, dices muchas bobadas o mientes como un bellaco. Pero tampoco vamos a esperar nada de quien lamía el suelo que pisaba el Borbón y luego se escandalizaba cuando salían noticias sobre él, que ocultaba a sabiendas.
Hablando de palabras grandilocuentes y delirantes, escuchar a Anna Gabriel proclamándose "independentista sin fronteras" resulta, además de hilarante, indignante. Vamos a ver, una persona que se quiere separar de algo y poner límites, fronteras, no puede decir que huye de ello. El problema reside en que cierta gente no puede reconocer su xenofobia y su clasismo, porque van de legales y guais; pero, les guste o no, sus teorías son xenófobas, clasistas e incitan al odio. Por eso, cuando intentan justificar sus acciones los argumentos que esgrimen resultan absurdos y antitéticos. No puede haber nada más derechista que la creación de fronteras. Tal vez por eso el himno de comunistas y socialistas se llame La Internacional y no Las nuevas fronteras.
Crear fronteras resulta un proceso traumático y excluyente, por mucho que se apele al diálogo. La manida palabra diálogo no es más que otro truco de trileros patriotas y de incosecuentes del buen rollo. Parece que una buena parte del personal se olvida de que los independentistas no llegan ni a la mitad de los catalanes y que los salvapatrias, en vez de intentar convencer al resto de catalanes de la bondad de su propuesta, imponen negociar con el resto de españoles. Lo normal es que primero dialogasen con el resto de catalanes, el Parlament del que se han burlado sería un buen lugar para empezar, y luego, si sacan algo claro, lo intenten con el resto de españoles. Pero aquí, amaparados por pagafantas y oportunistas, se da por hecho que la opinión de una minoría es la de todos, lo que deja un tufo a fascismo sospechoso (como toda patria).
El movimiento patriótico se ha topado con el hecho de que la gran burguesía catalana no duda en seguir explotando al ciudadano catalán, pero quiere poner su dinero a buen recaudo, mientras que la pequeña burguesía no duda en apoyar el paso adelante de los políticos que, con sus recortes, condujeron a muchos ciudadanos a la pobreza. Los líderes de la movida catalana han sufrido un revés y se han acongojado ante tal movimiento, porque el traslado de las sedes trastoca sus planes. Esto demuestra que no había un plan para cambiar las condiciones de vida de los ciudadanos catalanes, todo iba a seguir igual, el marco legal, económico y labora iba a seguir siendo el mismo. Sólo iba a variar quién iba a cenar en secreto con el preboste económico de turno. Ni tan siquiera creo que iba a existir diferencia sobre el destino de ciertos fondos poco claros que alimentan la maquinaria de partidos y amigos.
En muchos medios han aparecido imágenes de neonazis apaleando a una mujer y esto ha servido para hablar de un repunte del fascismo en nuestro país. No tengo los datos para poder hablar de un mayor número de afiliados a partidos neonazis. Lo que si tengo es la constancia de que siempre han existido, basta leer el libro Diario de un Skin o pensar en grupos como Ultra Sur, Frente Atlético. las Brigadas Blanquiazues, del Español de Barcelona, o los ultra de extrema derecha del Sabadell, que fueron los que el 12 de octubre se pegaron con otros ultras de extrema derecha, antiguos miembros de Ultra Sur, desurozando la terraza de un bar, como se pudo ver en televisión.
Los neonazis no han aparecido de repente, como se ha dicho otras veces en este blog, y no son algo que no existan en Cataluña, como nos quieren vender. Llevan actuando mucho tiempo, ejerciendo la violencia, que es lo único que saben hacer. Como muestra:

http://www.sport.es/es/noticias/espanyol/detienen-cinco-ultras-del-espanyol-por-dar-una-paliza-otro-seguidor-blanquiazul-5466416

Si alguien busca RCDE en Google aparecerán unos tipos con poco pelo, banderas de España...
Como he dicho en otras ocasiones, el mayor problema es que Hogar Social, que ha aglutinado a parte de la extrema derecha de España, está llevando a cabo acciones de tipo social para captar clientela, como hacen otros partido de ultraderecha europeos o Al Qaeda. Se  trata de buscar fidelidades permanentes, creciendo poco a poco. Buscando pescar en los efectos del neoliberalismo seguidores. Pero los catalanes nacionalistas y los progres no pueden o no quieren ver eso. Mejor hablar de fuerzas violentas que se alzan en exclusiva contra ellos y su objetivo puro y no violento. Una distorsión de la realidad para convencer a personas con poca información y poca, o nula, capacidad crítica.
Las imágenes: nazis apaleando personas (es lo único que saben hacer), una anciana sangrando... y su poder. La necesidad de imágenes icónicas, que refrenden que la causa propia es la buena, emitidas una y otra vez, acaban haciendo creer al personal que un instante aislado, un incidente que dura dos minutos es la totalidad. No, no lo es, pero el impacto hace que la gente construya una realidad en función de esa imagen, de ese incidente repetido mil veces. De nuevo los medios, en este caso al servicio de los políticos y su causa.
Hablando de imágenes, la del tipo del tractor resulta un claro ejemplo de lo que ocurre en Cataluña. El universo independentista y sus seguidores celebran la imagen como ejemplo de que todo el mundo camina hacia el mismo sitio en Cataluña, lo cual, como se ha dicho, es mentira. Esta imagen, si se hubiese producido en Extremadura o Castilla y León, hubiese provocado en los mismos que la elogian en su terruño bien distinta. Hubiesen hablado de paleto, analfabeto y cosas similares. Sin embargo, como es catalán se habla de patriota y bobas similares. En el fondo, una buena parte del nacionalismo catalán se basa en ese clasismo y ese paletismo que defiende que en Cataluña todo es genial y en el resto de España está instalada la barbarie y la desididia laboral. Sin embargo, allí, como en todos los sitios, existen muchas cosas mejorables. Se acuerda el lector del cacareado Oasis catalán, ejemplo de funcionamiento político fantástico, pues resultó ser un nido de ladrones, que robaban dinero a manos llenas de los ciudadanos catalanes.
Por cierto, el tipo del tractor parecía desconocer que Cataluña recibe mucho dinero de la UE a través de la PAC y otros programas. Dinero que con la independencia dejaría de recibir. Siempre  podrá sembrar esteladas.
Por último, una reflexión. Marx y Engels buscaban los trabajadores se hiciesen con los medios de producción; los teóricos anarquistas buscaban destruir el estado y, sin embargo, gente que se dice de izquierdas y anarquistas han apoyado, y apoyan, el nacimiento de un nuevo estado burgués. Algo no cuadra en este rompecabezas.


miércoles, 11 de octubre de 2017

LA VIDA Y LA MUERTE (MONÓLOGO)

A mí vivir me parece una buena costumbre. Otra gente, bastante más aburrida, optar por morirse para siempre, lo cual tiene sus ventajas: no aguantas a la suegra, ni al cuñado en Navidad, te la refanfinfla lo que pase en Cataluña y nadie va a vivir de okupa en el lugar donde resides. Sin embargo, como todo en la vida, y en la muerte, existen ciertas desventajas: no te puedes dormir la siesta viendo el Tour por la tele, nunca te sale a devolver la declaración de Hacienda y no puedes leer el libro de Chenoa. 
Tal vez para no sufrir esas desventajas existen religiones que, de una u otra forma, burlan a la muerte. Nosotros estamos influenciados por una de ellas: el Cristianismo. Para los que hayan olvidado los aspectos fundamentales del cristianismo, les diré que un tipo, hijo de Dios, de una paloma y de una Virgen (de todos menos de su padre) vino a este mundo para dar su vida por nosotros, acabando sus días en un cruz. Pero, como toda buena historia que se precie, el finado resucitó a los tres días, para susto y regocijo del personal. Sin embargo, pensando sobre el asunto uno piensa que algo no debió salir muy bien, porque resucitó, se apareció a los colegas un ratito y no se volvió a saber de él. Yo sostengo la teoría de que al ser Mesías novato no hizo bien su trabajo, porque mucha gente dice que es guay, pero pasan de seguir lo que dijo como de comerse un abedul, y el colega dijo: ¡Qué os den! Me piro con el viejo que tengo casa, papeo y Netflix gratis. Y desde entonces lleva sellando el paro cada tres meses, con la esperanza de que no sigan sin llamarle para trabajar de Mesías. 
Existen otras religiones que intentan que los finados no sufran los inconvenientes de estar muertos. A mí la que más me llama la atención es el budismo. En esencia viene a decir que todo depende del Karma, que viene a ser algo así como las consecuencias de lo que haces de manera consciente. Imaginemos que en tu vida te niegas a leer el libro de Chenoa, porque intelectualmente te atrae más la figura de David Bisbal. Obviamente eso tiene una serie de consecuencias: ahorrarte una pasta en el libro, ahorrarte un tiempo precioso y no preguntarte por qué se hace fotografías en la cama a la una de la madrugada totalmente maquillada. Pero, claro, todo tiene una serie de consecuencias y en otra vida te puedes reencarnar en el representante de Chenoa o en su barra de labios, lo que te augura una vida corta. 
Luego existen otras religiones que hablan de torturas y cosas harto desagradables cuando te mueres. La gente cree eso sólo ocurre aquí, pero no, andan muy equivocados.
Por ejemplo en la religión islámica, o parte de ella, hablan de que quién caiga luchando por su religión irá al paraíso con 72 huríes (vírgenes), que, cosa rara siendo vírgenes, estarán de toma pan y moja. Lo que no les han contado a buena parte de los combatientes de ISIS y de Al Qaeda es que los tiempos han cambiado y que el colectivo LGTB ha tomado cartas en el asunto, pidiendo igualdad de trato. Tras mucho porfiar el citado colectivo se ha salido con la suya y a los muertos en combate por la fe les tocarán 36 vírgenes heterosexuales y 36 vírgenes homosexuales. Se sabe que están empezando a llegar las primeras reclamaciones de combatientes muertos por la fe de Alá ante semejante panorama, que, recordemos, es para toda la eternidad. 
Como he dicho el infierno existe en otras religiones, en China, influenciados por el budismo, tienen un infierno para quien se ha portado mal. Pero, a diferencia de aquí, en función de lo que has hecho así te castigan. Si, por ejemplo, tiras comida te ponen encima de una piedra, te estiran y te ponen otra piedra encima para machacarte. O bien, si trabajas para un gobierno y eres un corrupto, tu castigo sería morir quemado dentro de una montaña de fuego. ¡Qué! ¿Cuántas personas se os han ocurrido que podían pasar por allí? Una cuantas, ¿verdad? Es por eso por lo que aquí somos católicos. Si nosotros siguiésemos la religión china, budismo, taoísmo, o lo que fuere, existirían cordilleras enteras de montañas de fuego con nombres comos: la Cordillera de los gerentes del PP, la Cordillera de la familia Pujol o una cordillera donde las montañas echasen fuego como sin ganas, que recibiría el nombre de Cordillera de los ERES. 
Yo, como he dicho, tengo la costumbre de vivir. Igual algún día cambio de costumbre, pero por el momento como que no. Ni tan siquiera me atrae la idea de ser un muerto viviente. Sí esos que se pasan horas, y hasta días, haciendo colas para comprar el iPhone 23 o para ser los primeros en ver la última película de la saga Star Wars, a la que lo mejor que le puede pasar es que tenga un argumento exactamente igual que las tres primeras pelis de la saga, porque si no se acaba convirtiendo en una película de ninjas que han sufrido una mutación nuclear y se dan de leches sin ton ni son, como si de verdad hubiesen sufrido una mutación nuclear o se hubiesen leído el libro de Chenoa.
Tal vez por es, antes de convertirme en un zombi prefiero hacerme seguidor de Enrique Iglesias.
¡Hostias! Perdón. Ahora que lo pienso, tras una buena sesión de escuchar al de los gallitos cuando se va la luz no creo que queden muchas neuronas sanas, si queda alguna. Casi prefiero ser zombi de los del iPhone, que, al menos, no tiene porque generar daños irreparables, a no ser que te explote en la oreja.
Para concluir, que lo mucho desagrada, me gustaría insistir en que me gusta vivir a tope. Vivir cada segundo como si fuera el último. Por eso ahora mismo estoy dudando entre irme a una manifa de indepes catalanes con la bandera de España con el pollo o irme a la sede de Hogar Social con una estelada. Ya os contaré o ya os enteraréis por los medios.
Un saludo.

domingo, 8 de octubre de 2017

MICRORRELATOS

Un adiós concluyó la llamada. En ese momento sabía que había conseguido lo que pretendía: acabarían viéndose, aunque, por más que se lo preguntaba, no sabía para qué. ¿Qué le impulsó a iniciar todo ese proceso de búsqueda? Siempre se había respondido que debía disculparse por su comportamiento, por poderla haber hecho daño, pero comprendía que todo volvería a ocurrir de la misma manera cuando se volviesen a tener el uno frente al otro y no sabía amarla para que todo discurriese de otra forma.



De nuevo volvió a preguntar por una mujer. Él se sintió incómodo. Mucho más incómodo aún cuando comprendió que esos celos impedirían que ella disfrutase de él, como él deseaba desde hacía tiempo.


Su vida se encontraba compartimentada entre el deber y el caos. En ocasiones pensaba que debería sentar cabeza, entregándose en cuerpo y alma al deber hacia sí mismo, hacia lo que se esperaba que hiciese de acuerdo a su edad. Pero, en esas ocasiones, se acordaba de la traición, del dolor y de esa necesidad de comerse la vida, a veces con gula. Entonces se imaginaba muriendo solo y anciano en una sala aséptica de hospital y sentía como una orden de su cerebro le impulsaba a abordar el siguiente reto que se había propuesto.



Había defendido mucha veces que la vida no era corta. Al contrario. Pero un día se acordó de un par de personas que conocía y cambió de parecer: la vida es eterna, para quien día tras otro hace siempre lo mismo.



Demasiado alcohol la noche anterior, con la consecuencia esperada: una resaca que durante todo el día no le abandonó. Sin embargo, hubo un momento, durante la tarde, en el que la imagen evocada de sus ojos verdes, de su belleza salvaje y de sus piernas receptivas acalló todo lo demás y tronó la necesidad de volver a verla, aunque sabía que resultaba de todo punto imposible en ese momento. Abrió una cerveza y castigó un poco más su cuerpo. Sabía que, tarde o temprano, ella leería esta historia y, dónde estuviese, esbozaría una sonrisa. 



Le había preguntado cuándo se había fijado en ella. La verdad es que hacía bien poco, esa fue sus respuesta. 
Unos días después él le hizo a ella la misma pregunta. Ella no respondió de manera directa, pero habló de lo que se rió con un hecho que hacía bastante tiempo que había ocurrido, del que él apenas se acordaba. Entonces supo que ella llevaba bastante tiempo enamorada de él y que ella había tenido la suficiente paciencia y habilidad como para cazarlo.  



Depositó la flor sobre la lápida y volvió a tener la impresión de que su muerte había servido para borrar las sombras de su personalidad. Luego, una vez más, pensó que todo era una excusa para mitigar el dolor que le seguía produciendo su pérdida. Le vino a la cabeza su imagen amortajada y las lágrimas que derramó en ese momento, entonces supo que el dolor, que aún sentía, le había hecho, de manera paradójica, sentirse mejor consigo mismo y ser más feliz.

miércoles, 4 de octubre de 2017

MORAL DE SIERVOS

Me horripila todo lo que está sucediendo en estos días en Cataluña y en el resto de España, pero no por lo mismo que a mucha gente de bien. Tal vez lo que lo que más horripile sea la indigencia moral y burguesa de esa gente de bien. Y no, no me refiero al dueño de Zara, al de Mercadona o al que dirige la Caixa, que a esos, en el fondo, todo lo miden en ingresos y ganancias. Hablo de personas de carne y hueso, que han demostrado vivir en un mundo de cartón piedra y absurdo.
Marx dijo que había que abolir la moral burguesa, no teniendo necesidad de poner otra moral. Cada día que pasa estoy más convencido de que es así, pero también me estoy empezando a convencer de que hay, con matices, una moral del siervo, como definió Nietzche. Una moral de gente pacata, que vive en un mundo material, en el que cree que todo lo malo que sucede es lo que ocurre en las series de Netflix o en lugares y a personas distantes, mostrados por los medios. Una moral burguesa en la que mucha gente sólo piensa en acaparar, en tener más, como los héroes modernos: los multimillonarios (que en realidad lo son por su falta de escrúpulos, aunque quieran vender la moto de  las donaciones). Una moral de siervos en la que no gente no lucha por su dignidad, por recuperar lo que es suyo. A lo sumo, lo hace por una bandera que ondean a su conveniencia los mismos que les han esquilmado. Una moral de siervos, que les invita a creer que todo es flower power y que la violencia, la miseria, el latrocinio, el hambre, la guerra, la mutilación, la muerte por causas evitables , la explotación del hombre por el hombre, se soluciona dando dinero a una ONG o saliendo a la calle a votar para decidir si nos roban los de siempre o los de siempre.
Si, por o general, he utilizado los relatos para transmitir emociones o sentimientos, esta vez no va a ser así, y en esta entrada voy a ciscarme en todos los gilipollas que asolan este país y el resto de países occidentales. Vamos a ello.
Leo, estupefacto, a mucha gente criticando la actuación de Policía y Guardia Civil en Cataluña. Incluso he llegado a leer a alguien hablar de hipocresía, porque ha debido sufrir, ella o algún familiar, los efectos de la violencia policial. ¡Pedazo de bobos! Eso es lo que hace siempre la Policía, la Guardia Civil, los Mossos, la Ertxaina, los antidisturbios de Europa, EEUU o cualquier otro lugar. Pero como vosotros estabais en vuestra puta casita cuando los mineros luchaban para que no les cerrasen las minas, los de Murcia se echan a las calles para que no dividan su ciudad, los de Gamonal luchaban para que no se cargasen su barrios o los del 15 M hacían sentadas pacíficas y eran apaleados por Policía y Mossos, por eso no lo sabíais. ¿Hipocresía? Estupidez a mares de pijos que juegan a hacer revoluciones a principios de otoño. ¡Claro! Vuestras urnas eran más importantes que el sustento de una familia. ¡Dónde va a parar! Que se lo digan a las familias, dos el lunes, que desahuciaron los Mossos, siguiendo un mandato judicial. Ahí no hay cojones a ir para incumplir una sentencia judicial. Total, son gente marginal. ¡Hipócritas, vosotros! Que os creéis que toda la vida es cuchipandi y resulta que os importa una mierda la gente que realmente sufre.
Algunos rizan el rizo cuando piden que la Policía les saquen de manera inmediata de un lugar en Zaragoza, sintiéndose frustrados porque lo hicieron con calma y sin altercados, porque había muchos maderos en Cataluña. Vaya, para sacarlos a ellos cagando leches sí se necesitan a los antidisturbios, para otras cosas...
Por otra parte me horripilan son esa tropa que se dedica a mancillar el nombre de la izquierda y que se empezaron a rilar por la pata abajo ante la posibilidad de que se declarase la independencia. Los que vivían sobremanera de culpar a Rajoy de todo, han empezado a culpar a Puigdemont también. Resulta que los pagafantas de la prensa guay  (Escolar y compañía, entre ellos destaca Antonio Maestre)  y de la progresía política empezaron a sentir pavor ante la posibilidad de la independencia declarada de manera unilateral. Merece la pena ver como ha cambiado cierta parte del discurso en algún medio en el día de hoy. De nuevo la moral del siervo, quedar bien hasta que no hay más remedio, no tener valor para defender las posiciones cuando no se saca ventaja de ello. Sólo hay un principio: sacar provecho, sin mojarse mucho, o nada, aunque eso signifique alimentar al monstruo. ¿Qué monstruo? El siguiente monstruo:
Estos payasos sólo deseaban enaltecer sentimientos, alzando banderas, poniendo muros, insultado al otro, por vivir en Extremadura, Andalucía o en Madrid,  para justificar su inmundicia, su latrocinio o su complicidad con esos ladrones. Ni los corruptos del P.P. se han atrevido a tanto. Han generado odio de ida y vuelta. Odio entre gente que no se conoce y que, en algunos casos, estaría dispuesta a lo machacar al otro. Algún memo me dirá que eso no pasa en Cataluña. ¡Memo! No hay peor ciego que el que no quiere ver. Eso pasa en Cataluña y en el resto de España, porque siempre hay gente dispuesta a machacar al distinto, pero con este juego de trileros esos sentimientos, esa bestia, ha crecido y seguirá creciendo en ambos lados. Gracias a los trileros de la derecha catalana y a los pagafantas del buenismo que se llaman progres o de izquierdas es más que probable que la extrema derecha, los sentimientos nacionalistas crezcan en un lado y en otro. Y el nacionalismo sólo necesita algo: buscar lo distinto, aunque no sea real.
Las alimañas que han utilizado a la gente, absurda en muchos casos, reclamando votar como fundamento de la democracia (comer, tener casa, un trabajo, un sueldo digno, una pensión digna, cubrir las necesidades de las personas dependientes debe ser franquismo) sólo han generado odio. Odio en el lugar que dicen defender entre sus ciudadanos. Odio entre parte de esos ciudadanos del lugar que dicen defender y entre gente del resto de España. Odio entre gente del resto de España. Odio. Odio. Odio.
Los bobos que se dicen de izquierdas y que han defendido esta pantomima, no han esgrimido ni una puta reinvidicación alentando a los ciudadanos a luchar por mejorar su vida cotidiana. No han pedido que se redistribuya la riqueza, que... Nada, sólo han pedido el derecho a votar sobre algo que no saben donde lleva, pero que mola mucho. La izquierda consiste en que los trabajadores se hagan con el control de los medios de producción o, como poco, con una justa redistribución de la riqueza. ¿Cuántos han propuesto algo? Ninguno, todos se han dejado llevar por los acontecimientos, dictados por la derecha. Como dijo el gran Gustavo Bueno: eso es una izquierda difusa, pero no tiene nada que ver con la izquierda real.
Me da igual Rajoy, el Borbón, Pedro Sánchez o Naranjito, son todos lo mismo, neoliberalismo opresor. Pablo Iglesias igual, o peor, porque además secuestró el 15 M, para apuntalar su poder personal, proponiendo a cambio bobadas o poniéndose, siempre que hay que dar la cara, de perfil. De nuevo la moral del siervo.
Pero, por otra parte, que no me vengan con chorradas sobre los políticos catalanes, son la misma morralla. Puigdemont, el muñeco de Mas, Junqueras, un ignorante desbordado por los acontecimientos, el Rufi, sin comentarios. Colau, una mujer a la que admiraba en su labor en la PAH, ha resultado ser una bienqueda, que tras los acontecimientos se ha agarrado a la brutalidad policial y largado la estupidez de las agresiones sexuales. Ciertos temas son recurrentes y funcionan bien, pero de tanto usarlo se corren peligros como que te imiten. Hasta ahora lo del feminismo y lo LGTB les ha funcionado bien a la progresía porque tenían la patente, pero la extrema derecha se ha empezado a dar cuenta del tema y empieza a poner a mujeres y personas que se declaran como homosexuales en primera línea. La tal Melissa, del grupo fascista Hogar Social en España, Marine Le Pen en Francia  o Alice Widel, que se declara lesbiana, y que lidera la extrema derecha alemana, que obtuvo representación parlamentaria y se situó como tercera fuerza política de Alemania.
Esta movida ha demostrado que existen dos Españas: la de los que quieren enfrentarse por cuestiones etéreas y la de los que quieren construir algo mejor uniéndonos para plantar cara a quienes de verdad debemos plantar cara: los que nos empobrecen, embrutecen y nos manipulan. Las dos Españas de Machado están contenidas en la primera y cuestiones como lo ocurrido la alimenta, la hace cobrar protagonismo, mientras acalla a la otra. Ideal para aquel que, desde su poltrona económica, siga acaparando cada vez más, empobreciéndonos cada vez (aunque diga que la situación le preocupa). Sabe, querido lector, mientras los pagafantas progres y de pseudoizquierda se enzarzan en una discusión sobre urnas y chorradas, los fascistas españoles se dedican a ayudar a la gente, ganando terreno cada día, poco a poco, pero de manera segura. Hacen cosas como éstas:

http://www.elconfidencialautonomico.com/muy_confidencial/Aprueba-selectividad-Hogar-Social-Madrid_0_2934306559.html

Mientras los botarates que dicen representar al trabajador, sindicatos de mierda incluidos, se dedican a arrojarnos a los unos contra los otros.
¡Me cago en vuestra mierda de urnas para dar el poder a corruptos de derecha aquí y allí! ¡Me cago en vuestra misera moral de siervo! ¡Me cago en vuestro mensaje de odio!
Negociar, negociar, negociar. Qué,  ¿cómo Puigdemont no desarrolla  leyes que favorecen a los más pobres porque las grandes empresas se oponen?

https://www.economiadigital.es/politica-y-sociedad/lo-que-nadie-cuenta-y-se-sabe-de-la-ley-catalana-de-pobreza-energetica_187440_102.html

http://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/empresas/Generalitat-Ley-pobreza-energetica-aplicacion_0_974603946.html

Iros, todos los que vais de la mano con estos, a tomar por el culo.
Un saludo.

lunes, 2 de octubre de 2017

DIARIO DE UN MAESTRO GRUÑÓN (1-X-2017)

A veces, querido diario, se tiene la impresión de navegar por aguas agitadas, sin tener nada claro si el carnet de capitán de nave que poseo ha sido un regalo o ha sido ganado a pulso, de manera merecida. Imagino que a todo el mundo que tiene que tomar decisiones o que depende de personas que toman decisiones que repercuten en terceros le ocurre algo parecido: la inseguridad, el sentimiento de injusticia cuando contemplas como ciertas personas hacen de la incoherencia su bandera y dicha incoherencia afecta a otras personas que no pueden ni saben decidir.
Es posible que algún compañero de profesión docente lea este diario, de manera accidental, dentro de un tiempo y se sienta identificado con este sentimiento de duda y, a veces, de impotencia cuando se tiene la impresión de que las cosas no funcionan como debieran. También existe la posibilidad de que ese mismo compañero docente considere que se trate sólo de una estupidez de un tipo que tenía mucho tiempo para perder escribiendo.
Cuando ocurre este tipo de situaciones se suele acabar encontrado a compañeros que, por lo general, de manera explícita y, lo más importante, basándose en los mismos fundamentos teóricos y humanistas, acaban compartiendo tu punto de vista. No se trata de refugiarse en opiniones ajenas que confirmen lo que resulta obvio para uno mismo. Más bien se busca saber que no se navega en un caldo espeso de ignorancia y falta de  empatía.
Suena duro, querido diario, pero uno no puede evitar pensar, en ocasiones, lo que acabo de plasmar negro sobre blanco. Imagino que, como ser humano que soy, también puedo caer en ese error en ocasiones. No lo sé con certeza, aunque hago mucho porque no sea así. Creo que eso es lo mejor que me ha aportado la experiencia: reflexionar, e intentar actuar, en consecuencia con las necesidades emocionales y afectivas del alumno.
Cambiando de tema, o no, me preocupa sobremanera la epidemia de etiquetas que sigue asolando a una parte significativa de la sociedad, incluida dentro de ella parte del sector educativo.
Cuando hace una miriada de años comencé a estudiar para ejercer de ésto me inculcaron en vena que el modelo clínico (estático) había saltado por los aires, en beneficio del modelo educativo (dinámico, basado en las necesidades educativas del alumno), pero, en ocasiones, veo muertos (como en la película).
Hace no mucho una doctora me preguntaba sobre mi función en el sistema educativa. Ella me preguntaba si me dedicaba a rehabilitar a los niños con los que trabajo. Mi respuesta fue tajante: No puedo rehabilitar algo que nunca ha existido. Mi función, lo haga mejor o peor, es enseñar cosas nuevas a los alumnos. Los niños con necesidades educativas especiales no tienen una etiqueta, tienen necesidades educativas (lo sé, querido diario, me repito), no una patología que determina de antemano todo lo que pueden o no pueden hacer.
Recuerdo que hace muchos años, soy viejuno, y lo sabes, querido diario, cuando trabajaba en un centro de Educación Especial, acuñé una frase: "Lo que ese niño consiga aprender contigo, no lo ha conseguido hacer nunca nadie antes". Puede sonar a boutade, a narcisismo en vena o a lo que se quiera, pero esas palabras resultan un resumen magnífico de nuestro trabajo. Se trata de hace crecer a los niños como personas, sin fijarse en si es rubio, moreno, alto, bajo, tiene una trisomía en el cromosoma 21 o padece una enfermedad sin diagnosticar. Da igual. Nuestra labor consiste en creer en que los niños pueden desarrollar una buena parte de sus capacidades para alcanzar la mayor autonomía posible, a veces muchísima, en la sociedad en la que viven. Y esa labor: dura cuando se trata de niños con problemas de conducta, monótona a veces, basada en pequeños avances en ocasiones, que mucha gente no ve o a la que no parecen interesar, es nuestra labor. No somos héroes, somos unos asalariados que hacemos esto lo mejor que podemos y sabemos y que, en ocasiones, podemos sentirnos orgullosos de creer en un modelo educativo y no en un modelo clínico.
Sabes, querido diario, cuando comencé a escribir hoy me sentía hastiado, cansado de vivir de manera cíclica las mismas cuestiones, pero, a medida que ido aporreando teclas y he ido enlazando párrafos, se me ha ido diluyendo esa sensación, esa desazón y me he vuelto a dar cuenta de que, con mis errores, este asunto que me da de comer merece la pena. Me viene a la mente la imagen de un crío con el que trabajo en la actualidad y la evolución del mismo y sí, esta historia merece la pena, aunque sólo fuera porque el primer nombre que dijo en su vida fue el mío y porque, a pesar de que queda mucho y muy duro, por hacer, me encanta que me sonría cada vez que me ve y me llame por mi nombre.

martes, 26 de septiembre de 2017

CON CATALUÑA Y A LO LOCO

Varias cuestiones sobre lo que ocurre en Cataluña.

Tras la entrevista de Jordi Évole a Puigdemont no creo que nadie tenga duda de que aquellos que pilotan toda la movida van improvisando sobre la marcha, esperando que se les encarcele para convertirlos en mártires. El martirologio tiene un efecto sedante entre los seguidores de las personas que optan por adoptar a este tipo de sujetos como ejemplo. La capacidad de hacer sentir al fiel que el mártir está peor que él es un arma magnifica para manipular a su antojo. De eso los católicos saben mucho. Por cierto, aunque entren en el cárcel no se preocupen, que él y los otros miembros importantes de la cuestión que nos ocupan, no irán destinados al mismo sitio al que mandarían al amable lector si fuese condenado por cometer un delito.


No podían faltar los sacerdotes de una religión amparando bajo el cobijo de su dios el derecho divino de una nación. Sacerdotes catalanes afirman que el Evangelio defiende el referéndum y, por tanto, el derecho de autodeterminación. Uno se pregunta si se trata del mismo Evangelio que utilizaron los Herrero Oria, Gomá y compañía para justificar el golpe de Estado del 36 y la represión franquista. Ni una patria sin su casta sacerdotal justificándola.


Si preguntásemos a gente a favor y en contra del referéndum sobre las medidas que han diseñado los políticos catalanes independentistas para mejorar la vida de los ciudadanos si Cataluña se independizase, ¿cuántas serían capaces de mencionar? Intuyo que la cantidad oscilaría entre muy pocas y ninguna, con predominancia de esta última opción. Resulta curioso, la gente se posiciona a favor o en contra, sobre todo a favor, de una idea abstracta que no se sabe como se va a concretar ni que repercusiones va a tener en su vida diaria. Cuando han preguntado a politicos relevantes proindependencia sobre asuntos cruciales o no han sabido contestar, caso Rufián, o se han inventado la respuesta, caso Junqueras, y tras el desmentido inmediato y fundamentado de lo que acababa de decir, cara de póker y a otra cosa.
Uno no puede olvidar como la propaganda carcomió la mente de las personas en los primeros meses de la I Guerra Mundial, consiguiendo que los obreros acudieran al frente henchidos de orgullo patrio. Unos pocos meses después la muerte, la enfermedad, la miseria devolvió a la realidad a los otrora orgullosos patriotas. 


Escucho a unos y otros hablar de la fractura social y del daño que esta situación provoca en la convivencia, augurando que restañar las heridas llevará mucho tiempo. Yo distinguiría dos posturas: las de los que odiaban antes, odian ah,ora y odiarán siempre, que se encuentran en ambos bandos y no conciben la existencia de otra manera. La de la mayoría de la gente, que hará su vida normal y que, a pesar de que pueda portar ciertos prejuicios, o no, no tendrá problema en hablar y convivir con quien fuere. Por supuesto, en ambos lados existe gente a la que este asunto se la trae al pairo y piensa que esto resulta un absurdo y seguirá obrando como hasta ahora: no catalogando a las personas por su lugar de procedencia sino por sus actos.


Leo a gente de izquierdas, o que se autodenomina así, defender que este movimiento "popular" no está alentado ni amparado por la burguesía. Utilizan como fundamento que las asociaciones de empresarios catalanes se han mostrado contrarias al referéndum. Hombre, uno, que no es muy listo, piensa que la mayor preocupación de estos tipos es su cartera y su cartera sufriría si Cataluña deja de pertenecer a a Unión Europa y, de repente, sus productos se encarecen debido a los nuevos aranceles que tendrían que pagar y que ahora son inexistentes. Pero incluso un descenso de ganancias, propiciado por situación actual, provoca inquietud y necesidad de solucionar los problemas en los empresarios. Pero, obviando ese detalle, a los empresarios, y más a las multinacionales, les da igual donde vender sus productos, mientras los pueda vender. ¿Alguien cree que las multinacionales de refrescos, alimentación o la automoción van a abandonar Cataluña si se independiza? Sólo lo harían si cambiase el sistema económico, pero los burgueses catalanes de toda la vida, votantes de PdeCat, y los de Esquerra Republicana, muchos de ellos también de la burguesía de toda la vida, no dejarán que eso ocurra. Nada va a cambiar para el ciudadano de a pie respecto a sus derechos laborales ni como consumidor, tal vez al contrario. Todo resulta más fácil cuando se invoca a la patria.


De esta sucesión de disparates nacionalistas sólo va a salir ganador en nacionalismo. El español del P.P. en España y el del PdeCat y Esquerra en Cataluña. Como todo nacionalismo unos y otros alimentarán, tal vez de modo silencioso, el resquemor hacia el otro para mantener a un grupo de votantes patriotas, que necesitan para poder seguir copando el poder. Produce desesperación pensar que dos de los tres partidos que más se han beneficiado del sistema (el tercero es el PSOE), corrompiéndole hasta la médula, saqueando lo público sin duda ni vacilación, van a salir beneficiados de esta pelea de poses. Pero en eso consiste el nacionalismo: en buscar enemigos para poder hacer lo que a los de arriba les parezca bien.


Ciudadanos, ese partido casposo y oportunista, incapaz de proponer nada que afecte de manera positiva a los ciudadanos de a pie, ha vuelto a interpretar su papel de partido dinámico y renovador. Sin embargo, cuando se trata de algo serio y no de aprobar leyes para repartir dinero entre los amigotes, los de Albert Rivera han evidencia su estulticia, escondida tras el oportunismo de turno. Resulta curioso como se retrata el personal en las diferentes situaciones. Ciudadanos ni tan siquiera es de derechas, es oportunismo, que, como es de esperar, siempre se plegará a la voz de su amo, y el amo de los oportunistas es siempre el mismo: el dinero.


Existe una facción del comunismo y de otras ideologías de izquierda que ve en lo de Cataluña una oportunidad para sacar a los ciudadanos a la calle y acabar con el Régimen del 78. Aunque la Historia nos enseña que nunca se sabe que chispa es la que prenderá la llama, no parece que los sucesos de esto días apunten hacia ese lugar. Es más, lo que me preocupa es la necesidad que tienen de que se produzcan algaradas sin otra finalidad que la propia algarada. Siento decir que sin unas ideas claras de lo que se pretende, de hacia dónde se va no parece que las manifestaciones callejeras sirvan para gran cosa. No existe una alternativa real al sistema y lo que se va a consguir es atomizar aún más la unidad entre ciudadanos/trabajadores. Votar sobre naciones, que acabarán dirigidas por neoliberales, no servirá de mucho para lugar contra el gran capital. Me atrevería a decir que todo lo contrario. 


Lo que está ocurriendo ha dejado bien a las claras los tipos de políticos que tenemos: rufianes y Rufianes. Los primeros son los que están para medrar y favorecer a los suyos. Los segundos hacen lo mismo, pero utilizan los medios y, sobre todo, las redes sociales para intentar despistar.