martes, 10 de abril de 2012

LA HERENCIA RECIBIDA

Tras la pésima gestión de José Luis Rodríguez Zapatero, el artista conocido anteriormente como ZP, el gobierno encabezado por Mariano Rajoy Brey se ha puesto manos a la obra y ha tomado diversas medidas, generalmente encaminadas a transmitir confianza a los Mercados? y a contentar a Bruselas, sería más correcto escribir a Angela Merkel. 
En una búsqueda contra el reloj por transmitir la seriedad??? de la que hacían gala en la oposición han tomado todo tipo de medidas, todas ellas conocidas por el lector, por lo que no voy a fatigarles enumerándolas. Durante un mes esgrimieron la excusa de la herencia recibida, que, la verdad, fue mala de cojones, pero que ellos decían cuando estaban en la oposición poder mejorar con confianza?, seriedad? y trabajo. 
A nadie se le escapa que el verdadero problema de este país es la banca privada, la pública no existe. Tampoco hace falta poseer un master en cualquiera de esos institutos o escuelas económicas, tan renombradas ellas, para identificar que todo el mal de la banca española proviene de la llamada burbuja inmobiliaria, que bien podríamos renombrar como el movimiento especulativo que realizaron la banca, los constructores y los ayuntamientos para llenar sus arcas. Dicho movimiento especulativo, que acabó afectando especialmente a los ciudadanos, contaba con los parabienes del gobierno de José María Aznar López, que creo la burbuja, y del posterior gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, el artista conocido anteriormente como ZP. Las cuentas cuadraban, el P.I.B. subía, el desempleo descendía, consumíamos como posesos y eramos los más guapos, los más altos y los que más y mejor follábamos de todo el orbe.


Alguien, posiblemente despistado, podrá alegar que ambos gobiernos, especialmente el del hombre pegado a un bigote, desconocían las consecuencias de sus acciones. ¡FALSO! No puede haber nada más falso, por mucho que algunos se empeñen en reconocer lo contrario.
Hace no mucho tiempo se publicó en el diario El Mundo que los inspectores del Banco de España habían avisado ¡en 2006! a Pedro Solbes, por aquellos entonces Ministro de Economía y Hacienda del gobierno encabezado por José Luis Rodríguez Zapatero, el artista conocido anteriormente como ZP, de la inviabilidad del sistema bancario si seguía con las prácticas que posteriormente llevaron a la crisis que sufrimos actualmente. Como es bien sabido, el sistema se sostenía sobre la concesión de créditos a todo el mundo, fueran o no solventes; créditos que se otorgaban por un valor superior al que en buena lógica mucha gente podría devolver. Dicho informe, redactado para denunciar que el gobernador del Banco de España en ese momento, Jaime Caruana, nombrado por el gobierno de José María Aznar López, más concretamente por indicación de Rodrigo Rato, no cumplía con sus funciones como regulador del sistema bancario.
En dicho informe se aclara que desde el año 2000 los funcionarios del Banco de España llevan denunciando la situación, pero el entonces mandamás del Banco de España, Jaime Caruana, hacía oídos sordos a las indicaciones de los funcionarios. No hace falta ser muy listo para saber que dichos informes debían ser conocidos por otras autoridades económicas, posiblemente muchas de ellas políticas, que igualmente ocultaron dicha información.


Antes de continuar me gustaría reseñar que en este asunto los que actuaron con profesionalidad fueron los FUNCIONARIOS, no así los autodenominados expertos, que obviaron los estudios realizados por los verdaderos profesionales. Tal vez sea por motivos como éste que cada que vez que escucho a algún imbécil, lo siento, pero es lo que pienso, renegar de los funcionarios (donde hay de todo como en la viña del  Señor) y ponderar hasta el paroxismo a tipejos nombrados a dedo, generalmente por motivos espurios, a los que atribuyen el título de expertos, siento que estoy ante personas de escaso fuste intelectual y, si estos tipos encima son trabajadores, ante personas con alma de esclavo.
Pero sigamos con la narración de los hechos y no nos enzarcemos en disquisiciones, que nos han de desviar del camino.
Un par de meses después de elevar el informe a Pedro Solbes, Jaime Caruana dejo su cargo como gobernador del Banco de España, había llegado el final de su mandato, siendo "castigada" su gestión castigada con un cargo en el Fondo Monetario Internacional, que en esos momentos dirigía el "gran economista" Rodrigo Rato. El puesto ocupado por Caruana: director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital. ¡Con dos cojones! Pero no debemos obviar que entre 2003 y 2004 nuestro experto tomó parte de lo que se denominó  Basilea II, siendo miembro del Comité de Basilea, llegando a la presidencia. ¿Qué fue Basilea II? Pues una serie de acuerdos o dictámenes emitidos por "expertos" que sirven para, en teoría, evitar los riesgos de las entidades, se supone que financieras, frente a los riesgos financieros y operativos. Obviaremos comentarios, los sucesos posteriores hablan por si mismos.
Aunque hasta ahora hemos hablado de Rodrigo Rato, no estaría demás mencionar a otro par de políticos que durante esta época, 2000-04, ostentaron cargos de responsabilidad en lo económico. El primero de ellos, Cristobal Montoro, mano derecha de Rato, es nombrado en 1996 secretario de Estado de Economía, el número 2 del Ministerio, en ese momento de Economía y Hacienda, por lo que algo tiene que ver, posiblemente mucho, tanto con el nombramiento de Caurana, como en la creación de la burbuja inmobiliaria. En el año 2000, tras la división del Ministerio, por un lado Economía y por otro Hacienda, Montoro pasa a ser nombrado Ministro de esta última cartera. Por tanto, a pesar de la autonomía del Banco de España, algo debía saber de la burbuja inmobiliaria naciente y, posiblemente, de los informes de los técnicos del Banco de España al respecto.
El segundo personaje en cuestión es Luis de Guindos. Si bien durante el período 1996 ocupa cargos de Director General, siempre relacionados con asuntos Económicos, y diferentes puestos en consejos de administración de empresas públicas, en el período 2002-04 es nombrado Secretario de Estado de Economía, el 2º de a bordo del Ministerio. Recordemos que durante ese período los funcionarios del Banco de España ya avisaban sistemáticamente del peligro que se avecinaba a raíz de la concesión de créditos, por parte de los bancos privados, a todo bicho viviente, fuera solvente o no.
La conclusión parece clara: si conocían la situación y no obraron en consecuencia, son responsables de lo que ocurre. Si no conocían los datos y no fueron capaces de anticipar lo que se venía encima: ¿cómo cojones fiarse de unos tipos con tan escasa capacidad intelectual?


Antes de pasar al siguiente estadío de este disparate me gustaría recordar que Francisco Álvarez Cascos, por aquel entonces un peso pesado en el P.P., asociaba la subida disparatada de la vivienda a un estado de bienestar económico del país.
Retomemos la narración cronológica y empecemos a hablar de otro personaje, el no menos deleznable Miguel Ángel Fernández Ordóñez, MAFO para los amigos. El P.S.O.E., como todo el mundo recordará, llegó al poder patrio en 2004. Pedro Solbes fue nombrado vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda y durante el período de "vacas gordas", al menos hasta 2006, pareció no ver nada anómalo en todo el entramado bancario/inmobiliario que hacía "crecer" al país a toda leche. Éramos un país de Champions. En 2006 es designado como Gobernador del Banco de España el horrible gestor Miguel Ángel Fernández Ordoñez, hermano de Francisco (ése al que, según los mentideros políticos, Adolfo Suárez le preguntaba: "Paco, ¿con quién me has traicionado hoy?"). Como se dijo con anterioridad, dos meses antes del citado nombramiento los técnicos del Banco de España trasladan sus preocupaciones a Pedro Solbes. MAFO, regulador del sistema bancario español, parece no darse por enterado de la situación y sigue viendo en la subida de los salarios al mayor enemigo de la economía patria. Alegando que genera inflación y este parámetro constituye el peor de los males para el país.
Pedro Solbes sí parece darse por enterado y propone la desaparición de la desgravación por compra de vivienda. Cuestión que es rechazada por el gobierno encabezado por José Luis Rodríguez Zapatero, el artista conocido anteriormente por el nombre de ZP, aunque unos años después adopta la medida, cuando la situación se presenta muy complicada y la medida no supone más que un problema más para unas familias que ven como pierden trabajos, poder adquisitivo y derechos. Aunque Solbes intentaba poner un parche al problema, realmente no se atacaba la raíz del problema: la concesión indiscriminada de créditos por parte de la banca. El barbado ministro vuelve a utilizar la estrategia de hacer recaer todo el peso del problema sobre los ciudadanos. Si bien es cierto que el regulador, el encargado de poner orden en este caos que se avecinaba y sufrimos actualmente la gran mayoría era el Gobernador del Banco de España, MAFO. Pero a nadie se le escapa que la interconexión entre todo los miembros encargados de la economía española es un hecho, por lo que en esta historia, nunca mejor dicho, todos son culpables.
Mientras todo ésto ocurría en todo el orbe económico del mundo mundial, expertos ellos, se alababa tanto el crecimiento español, como el "sólido" modelo bancario español.
Tras la caída de Lemhan Brothers, cuyo cargo de director en España y Portugal recaía en un tal Luis de Guindos, que también pertenecía al Consejo asesor para Europa de dicho banco, se desencadena la crisis que vivimos actualmente.
Especial mención merecen las continuas declaraciones de los políticos del P.S.O.E. en el poder en esos momentos y del infausto gobernador del Banco de España, MAFO, sobre la solidez del sistema bancario español, que empezaba a hacer aguas por todos los flancos. No ha sido hasta fechas recientes que se ha empezado a hablar de la realidad del tema, aunque ofreciendo las noticias con cuentagotas, especialmente en un principio.
El resultado de todo este disparate económico, donde nadie sale bien parado, es lo que estamos viviendo hoy en día. El sistema bancario está horadado como un queso gruyere y las sucesivas reformas del sistema bancario sólo han servido para descubrir nuevos agujeros y para que los ciudadanos aflojemos dinero en forma de impuestos para sellar vías de agua. Este dinero lo reciben los bancos en concepto de préstamos, pero no queda muy claro que en algún momento lo recuperemos. La opacidad en estos asuntos es una característica. De hecho, fundadas o no, existen previsiones que hablan de la necesidad por parte del sistema bancario privado español, el único que existe, de, al menos 50.000 millones de euros más.


El lector podrá echar de menos nombres de banqueros, escándalos protagonizados por éstos debido a pensiones millonarias o cuentas en paraísos fiscales, pero el objetivo de esta entrada es relatar, lo mejor que mis cortas entendederas me permiten, la responsabilidad de políticos de uno u otro signo en este desaguisado, que todos vivimos y sufrimos en nuestras carnes.
Curiosamente, los mismos que denunciaron la perversión que suponía la burbuja inmobiliario/financiera denuncian ahora la falta de constitucionalidad y ética de la amnistía fiscal, que favorecerá a muchos de los que se enriquecieron durante, y a causa, de este disparate económico.

http://politica.elpais.com/politica/2012/04/02/actualidad/1333394390_451569.html

Un saludo.

2 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

Como muy bie dices, ahora volvemos a poner (los ciudadanos)50 mil millones más de euros para poner otro parche en unas cajas que han saqueado y han sido mal dirigidas por personas que se han retirado con pensiones multimillonarias en premio a su mala gestión. El problema es, que si no se dehacen de los activos tóxicos, seguirá el problema, y posteriormente, cuando se haya hecho la "gran fusión" (en España sólo quedarán 6 ó 7 bancos)volverán a necesitar más dinero (nuestro) para sanear definitivamente la banca.
Entretanto, se van dedicando a conseguir del BCE dinero (nuestro) al 1% que luego prestan a los Ayuntamientos (nosotros) para que paguen la deuda que tienen, al 5%.
Y seguimos sin banca pública. Así nos va. Por cierto, muy acertado y completo tu análisis.
Un abrazo.

PACO dijo...

Hola Carlos.
Imagino que ya te habrás enterado de que MAFO culpa a los que piden los créditos de que no fluyan. Por supuesto su actuación no tiene nada que ver. Una auténtica vergüenza que ejemplifica lo que está ocurriendo. Unos teóricos del neoliberalismo, inútiles e inconscientes, que ven como sus doctrinas hacen aguas y cargan la culpa en los ciudadanos. Lo del gobierno del PP, capitaneados por de Guindos, es lo mismo: las doctrinas neoliberales no sirven para explicar la especulación, pero, mientras, les damos carnaza, recortes, para ver si nos dejan en paz.
¡Banca pública ya! y ¡Adios a la UE o, al menos, al euro!
Un saludo.