domingo, 25 de marzo de 2012

¿DÓNDE ESTÁ EL DINERO QUE FALTA?

¿Alguien se acuerda de que hace no mucho Sarkozy pretendía refundar el capitalismo? Seguramente el lector recordará esas palabras con total nitidez. Dicha declaración llevaba aparejada acabar con los paraísos fiscales. Tres años después, le petit Napoleon, (también conocido en su país por Naboleon, según me contó hace un tiempo un amigo francés) no ha cumplido con nada de lo propuesto, como era de esperar. 
Invito al lector a ver este documental donde se describen las consecuencias para todos nosotros de la existencia de estos ¿paraísos? y como funciona el tinglado, al que los que dicen ser nuestros representantes no quieren meter mano, vete tú a saber porqué.



Un saludo.

3 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

Mi querido amigo, 20 billones de dólaes sacarían a muchas economías de Estados de los problemas en que están sumergidas, cosa que no gustaría a la banca ni al gran capital, que intentan privatizar esos estados para obtener beneficios y dejar esos países endeudados de por vida, en un nuevo tipo de colonialismo que incluye a muchos países del llamado primer mundo, entre ellos España. El banco de pruebas que están utilizando es Grecia; luego iremos Portugal, Irlanda, Italia, nosotros,...
Un abrazo.

Piedra dijo...

Este me lo perdí en su día, bastante interesante y a la vez indignante.
Estos son los auténticos amos del cotarro, los mismos que ponen el grito en el cielo cuando un albañil o un fontanero hacen trabajos sin declarar, para poder llegar a fin de mes.

PACO dijo...

Hola a ambos.
Efectivamente, Carlos, la estrategia es la misma que el FMI intentó en Latinoamérica, llevar a la pobreza a los ciudadanos para privatizar todo los posible. Resultado: la gran mayoría de Latinoaméricana ha pasado de los neoliberales y ahora es socialista, de una u otra forma. ¡Ah, y lo más importante! La gran mayoría de esos países han elegido a sus líderes democráticamente.
Piedra. Efectivamente, la estrategia es criminalizar al ciudadano, evitando descubrir la realidad: estos no es una crisis es una estafa, porque el dinero existe, pero no interesa perseguir a los defraudadores, los amigos de los políticos en el poder. Tal vez sería mejor decir, los que auparon a los políticos neoliberales al poder.
Un saludo.