viernes, 30 de marzo de 2012

SUCESOS, CONVERSACIONES Y REFLEXIONES

Me cuentan que ciertas personas dijeron no a la huelga, lo que es totalmente legítimo, alegando que es un huelga política contra el P.P. Tal vez se ajustaría más a la realidad afirmar que se trata de una huelga política contra las medidas del P.P.; pero sí, es una huelga política, como todas las huelgas generales, cuyo objetivo es modificar las políticas en materia laboral o económica de un gobierno. Todo aquél que no quiera ver que los ciudadanos somos actores políticos, y no sólo cuanto votamos, tiene un problema serio; para empezar no conoce sus derechos ni en que consiste la democracia. Especialmente cuando los dos últimos gobiernos elegidos en las urnas han incumplido sus programas electorales, realizando promesas, en algún caso, que no podrían cumplir.

Me contaba un conocido, mientras tomábamos café en un bar, que había vuelto a engrosar las listas del paro desde hacía poco tiempo. Ante mi pregunta: ¿pero ahora en verano se moverá más la construcción?, tras una ligera sonrisa, me dijo que con los recortes previstos no hay obra pública a la vista en mucho tiempo. Sigamos pagando parados, en vez de gastar el dinero en contratar a personas para que realicen actividades de las que nos beneficiemos todos y que generen, a su vez, más actividad económica. Todo para cumplir con un objetivo, el déficit, que va dejando una secuela de paro y pobreza por el camino.

Hace un par de días en Facebook un tipo al que no conozco, defiende que hay que dejar hacer a los expertos, en referencia a de Guindos, Montoro y compañía. Ante mi respuesta de por qué llama expertos a unos tipos que han contribuido a generar la burbuja inmobiliaria, ellos la crearon, que no supieron ver venir la crisis, como fue el caso de de Guindos, con sus famosas declaraciones previas a la crisis, defendiendo que el mayor problema a medio y largo plazo era el déficit (un visionario), o con las últimas del mismo tipo, donde dice que los Mercados no han sabido interpretar las reformas realizadas por su Gobierno (para descojonarse, si no fuera patético), parece que todo lo que se le ocurre al personal es intentar descalificar al interlocutor. Y uno piensa: ¿cómo alguien puede considerar experto a otra persona que en su oficio ha cometido errores garrafales, como consecuencia de los cuales vivimos esta situación? Tal vez todo se deba a que en su anterior mandato político, durante la época de Aznar, impulsaron la privatización de una buen parte de las empresas públicas, porque, según ellos, la competencia nos beneficiaría. Todas estas teorías, de estos tipos a los que algunos consideran expertos, se han demostrado ciertas, como hemos comprobado con el ADSL, uno de los más lentos y caros de Europa, con los carburantes, investigadas las grandes empresas por prácticas olipolísticas, o con la electricidad, donde la subastas también son investigadas por Competencia, y sobre lo de abaratar costes, esperad al 1 de abril.

Me cuenta otro conocido, que también acabó su contrato en la obra en la que trabajaba. Ante mi extrañeza por haber concluido tan pronto, me explica que no han llevado a cabo todo el proyecto porque no se habían vendido apenas casas y no querían seguir construyendo los promotores. La ventaja del asunto radica en que este conocido podrá ver a sus hijos de lunes a viernes, pues antes debía estar durante esos días fuera de su casa. La desventaja, que posiblemente deje de verles durante meses, si consigue el trabajo que busca en un país Centroeuropeo. No sólo emigran los universitarios.

Este verano veo en la piscina a cuatro pequeños empresarios al borde la piscina pequeña poniendo a caer de un burro a ciertas personas, que parece ser que no les pagaban. Hace unos días, hablando con la mujer de uno, que es amiga, recordaba el asunto y le preguntaba sobre el pago de las administraciones. Curiosamente me dijo que las administraciones tarde o temprano pagan, muchos particulares, aún sabiendo que tienen dinero, no. De hecho parece que se ha instalado en este país una cierta cultura del ya te pagaré, pero de eso no se habla en Interlobotomía.

Para desacreditar a los sindicatos se han publicado las subvenciones que reciben, desgranadas en el B.O.E. Ninguna de esas fuentes se hace eco de que la C.E.O.E. considera las subvenciones que recibe como un derecho (declaraciones hechas durante esta semana).

http://www.eleconomista.es/publicidad/orangetarifaanimal/empresas-finanzas/noticias/3848674/03/12/La-CEOE-rechaza-las-cuotas-las-subvenciones-son-un-derecho-.html

Leo en Facebook a un fulano, que reniega de la huelga, criticar la estrategia de no consumir durante el día de la misma. Sus razones: la bajada del P.I.B., la imagen exterior y zarandajas como la de que España no se lo puede permitir. Querido mío: la bajada del P.I.B. debido al descenso del consumo interno, lo que conlleva que se produzca menos, que eso es lo que mide realmente el P.I.B., es un hecho desde hace tiempo, básicamente por el crecimiento del desempleo y por el descenso del poder adquisitivo de los trabajadores. El descenso del P.I.B. por la huelga de hoy es anecdótico y circunstancial, pues las grandes empresas van a terminar facturando al final de año lo que se habían planteado producir. Para eso existe, por ejemplo, los denominados días de bolsa. La imagen exterior del país es tan mala que uno de los suyos, el  que llegó al poder de manera bastante turbia en Italia, Mario Monti, no se cortó un pelo en describirla. De hecho tenemos aquí más gente de la U.E. "inspeccionando" casi casi que en Bruselas. De este gobierno, que se autoproclamaba el de la confianza no se fía, a día de hoy, ni el Pozí, que en paz descanse. Lo de fastidiar a España con esta medida, amigo mío, aquí no se fastidia a España, aquí los que estamos jodidos somos los españoles, las personas que vivimos en eso que se llama España, con la que se llena la boca mucha gente que no tiene ningún problema en vivir de puta madre a costa de millones de españoles que las están pasando putas.

Esperanza Aguirre preveía algaradas callejeras, lo cual ha según el Gobierno de España no ha ocurrido. Amiga Esperanza, lectora impenitente de Sara Mago y enemiga acérrima del hijo puta, parece más oportuno que en vez de ejercer de pitonisa te dediques a buscar esos 1.000 millones de euros que ahora no encuentras, esos que en realidad no recaudó la Comunidad de Madrid, y que, casualmente, si tenía cuando presentó el balance final de las cuentas del 2011. Tal vez, osaré ejercer de interpretador de hechos consumados, porque de pitoniso, al igual que tú, no me voy a comer un colín, todo se deba a que alguien quisiera que su comunidad quedara como una de las que menos se endeudó durante el año pasado.

Mucha gente despotrica contra el Plan E, ése que de igual manera permitió que se tardara tres meses en instalar una farola, que asfalto calles, arregló instalaciones de centros educativos o deportivos. Sin embargo esa misma gente se olvida de que ese mismo gobierno llevó adelante un plan para incentivar la compra de coches, beneficiando especialmente a los concesionarios de coches. Seguramente todo se deba a que tal medida no les parezca un desperdicio de dinero público. A mi sí, y mucho más que el Plan E, gracias al cual mi calle ha pasado de ser una pista de cemento bacheado a estar asfaltada y perfectamente transitable.

Me contaba hace unas semanas un amigo que cierta empresa de vanguardia premia a sus trabajadores con un aparato tecnológico, de no muy alto coste, si aportan buenas ideas. Evidentemente, la idea merecedora de tal premio conseguirá que la empresa gane o ahorre un pastizal. Ante tan raquítico premio parece que no son muchas las ideas que recibe de sus asalariados. ¿Quién sale perdiendo?

De Guindos dice que hay que hacer algo con el derecho de huelga, que no se corresponde con las necesidades del siglo XXI. Creo que este tipo está equivocado. El que no pertenece al siglo XXI es él, su mentalidad se acerca más a la del siglo II d. C.; seguramente le moleste que existan trabajadores que reivindiquen su derechos, preferiría que fueran esclavos.

4 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

Amigo mío, por desgracia, en España falta mucha cultura política (y no política) al no saber que todo lo social es político y viceversa. Hay algo en que no estoy de acuerdo contigo (lo que no quiere decir, que en el fondo, no estemos de acuerdo), y es que tanto de Guindos como Montoro, en realidad no es que no supieran de qué iba a ir la cosa; sí que lo sabían, pero no lo querían decir porque su trabajo consistía en mentir, del mismo modo que lo están haciendo ahora, al decir que esta Reforma es necesaria y buena para España, sin aclarar para qué parte de España, o mejor dicho, para qué españoles.
Amigo Paco, a de Guindos (que ya nos ha quitado en tan poco tiempo tantas cosas), le encantaría también quitarnos el derecho de huelga, del mismo modo que el derecho a protestar, o el derecho a llevarle la contraria; son formas de definirse uno a sí mismo, de que nos permita cerlo tal y cómo en realidad es.
Saludos, y un barazo

PACO dijo...

Hola, Carlos.
Efectivamente, amigo Carlos, toda esta tropa que se ha alzado con el poder llegaron a él mintiendo como bellacos y lo siguen haciendo. Es más, como demostraré en una entrada próxima, ellos son, junto con el inepto de Zapatero, los auténticos culpables de todo lo que está ocurriendo en estos momentos. Sus oídos sordos ante los informes de los inspectores del Banco de España, esos funcionarios tan malos, permitieron que los bancos privados de este país se encuentren sumidos en el agujero que nos está llevando a la más absoluta de las miserias. Por tanto, Montoro, de Guindos..., no sólo son culpables de sus actuaciones presentes, también los son de que hayamos llegado hasta aquí de esta manera. Además de mentir sus ideas, que no teorías, han conducido a una situación límite a este país. ¡Cuántas cabezas deberían rodar! Y esto lo puedes interpretar en sentido figurado o no, lo dejo a tu libre interpretación.
Un saludo.

Anónimo dijo...

JAJAJA. que bueno! no hace mucho se me "recriminaba" un pensamiento "nostalgico" hacia la máquina de mesié guillotin... debo entender que las cosas bien hechas deben ser hechas manualmente? :-)
la verdad del dia: por suerte o por desgracia las cosas cambian o dicho de otro modo: no hay mal que cien años dure.
animo con el blog. es de lo mejorcito que he visto en mi tiempo de navegante

PACO dijo...

Gracias, Anónimo.
Espero que siga siendo de tu agrado lo que a partir de hoy aparezca en él.
Un saludo.